sábado, 7 de abril de 2012

Alfiler sin color


.-Aquí me quedo!!,-. Dijo el alfiler después de tantos meses a la intemperie....
.-No aguanto mas éste sol que me tiene la piel ajada y mal trecha....Quiero retirarme con un poco de dignidad.
Decidió que se colgaría en señal de protesta y no pinzaría mas ninguna prenda para tender.

Tomando esta decisión estaba, cuando de repente apareció la colada. Todas las prendas la miraban desde el cesto y la camisa se sentía despreciada.
 Ella,.... tan blanca y hermosa. Con más centímetros de tela que las demás. Con una calidad especial, con unas mangas largas con sus buenos botones que son reemplazados por gemelos cuando de ir a una fiesta se trata....En fin!!! Ella no podía ser despreciada por un alfiler hecho de mala madera , que no ha sabido aguantar el agua, el sol, el viento....y ahora se revela ante su vida....
Desdeñada decidió que no dejaría que la pinzaran con esa pinza tan creída.

Las camisetas, con sus logos publicitarios y sus telas de algodón, oyeron las elucubraciones de la camisa y se solidarizaron con ella. 
.-Tiene razón la camisa. No podemos consentir que nos desprecien de esa manera. Cada uno vino al mundo a lo que vino y si te ha tocado estar colgada al sol...pues te aguantas!! Pero que se ha creído ésta!!
Se arrimaron a la camisa en señal de apoyo y ésta se apartó cuanto pudo. No podía mezclarse con tal gentuza...Por Dios!! Unas camisetas hechas sin mangas, sin pinzas, sin cuellos.....sin estilo!

Los vaqueros, que pasaban de todo, contemplaban indiferente la escena y, mirando a la pinza, la saludaron con unas de sus patas....

.-Ey.....te comprendo y apoyo amiga. Yo cada vez estoy más tieso. Mi dueña me tiende al sol sin más miramientos, he  perdido el color y nunca he sido suave, por tanto, no sé bien de mi degradación. Me gustaría ser tendido a la sombra en los días del verano. Sentir el suavizante  que huele tan bien. Lucir mi color durante más tiempo. En cambio, debo durar mucho a pesar de las palizas que me meten sobre las piedras. Cuanto mas feo me pongo, mas me usan y cuanto mas me usan, mas feo me pongo.
Hay derecho a esto!!. Hay derecho a aguantar tanta injusticia....!!
Te acompañaré en tu protesta.
Se acercó a ella y dejo que lo pinzara....

La pinza, se sintió arropada y un halo de alegría la hizo crujir por dentro. Algo se había partido en su interior. Algo que no sabía que era y dedujo sería su corazón.
Abrazó al vaquero con fuerza y lo pinzó cuanto pudo.
 Había saltado un viento de levante que hacía peligrar la colada.
De pronto, la pinza sintió que ya no podía más. Se había mantenido erguida cuanto pudo durante los días de su protesta, pero ahora, abrazando al vaquero se sentía sin fuerzas....No podía luchar contra el viento y el vaquero luchaba por agarrarse...El viento, mas fuerte que de costumbre, zumbaba y zumbaba por entre los cordeles y la pinza terminó vencida.
 El vaquero se soltó. La pinza se partió y.......Continuará...
 la griega de AndaluCái

7 comentarios:

Antevasin dijo...

Dios mio!!! yo que a pesar de mis años sigo viviendo muy de cerca la etapa del animismo me he metido en esta historia casi hasta el punto de llorar.

Cualquiera tiende hoy!!!!!!
Por favor, continúala.

genialsiempre dijo...

Eso, continúala que la historia es triste pero....tan bonita!!!, yo me siento pantalón vaquero totalmente

Alinando dijo...

Me encanta esa forma de dar protagonismo a las pequeñas cosas que nos rodean, sobre todo cuando se consiguen plasmar sentimientos humanos. Me apunto a los que quieren que haya continuidad... jejeje. Gracias por tu aportación Asun, espero que haya muchas más.

Luciérnagacuriosa dijo...

Pero qué relato más bonito y sensible Asun. Me encanta ver el espíritu de cada personaje, casi les pongo rostro y expresiones. Sigue el relato, plis, pero pronto, no nos dejes con la miel en los labios.

Carmen dijo...

Que increíble son las letras que bien hilvanadas son capaces de dar vida, y tu no sólo has creado unas cuantas, sino que has hecho que nos afloren sentimientos por esos objetos tan inanimados, que a partir de ahora, no lo serán tanto. Muy bien Asun, queremos más.

Equilibrista dijo...

Se te ha ido la pinza, eh griega? Perdón, tenía que decirlo o reventaba xD

Me ha gustado mucho! yo también quiero más! Y me ha gustado aparte de porque es una narración muy agradable, poruqe yo de peque (y adolescente) jugueteaba a darle vida a las pinzas (también se me iba jajaja), emparejaba la azul con la roja o hacía grupos de amigos pinzeros. Eso sí, no creaba historias tan elaboradas y tan chulas como esta.

Telémaco dijo...

Gracias por vuestros comentarios!!!

Me alegra que os haya gustado y hay en mi mente la continuación, pero aún, no ha llegado el momento de sacarlo.