martes, 6 de octubre de 2009

Para ti Fui...

Fui el libro de hojas caducas
Fui el número cero a la izquierda de cualquier cifra
Fui la muñeca sin brazos en manos de una niña rica
Fui la escotilla trabada con un piano de cola
Fui la corbata de papel lija
Fui la constelación en un día nublado
Fui la mancha sin Castilla
Fui la perdición del ya perdido
Fui la mecha que alumbró un diluvio
Fui la maleta que no encontró camino
Fui el lienzo guardado en tu trementina
Fui el traficante de arena en el desierto de tu apatía.

Fui nada para ti
Y es que para ti, ni fui.

6 comentarios:

María Dolores dijo...

Me gusta, "Fuí el traficante de arena en el desierto de tu apatía", eso es lo que me gusta más.

Fuíste, eres y serás una chica de ideas originales y esta vez también se ha notado.

Loli.

Anatxu dijo...

Estoy con Loli..
que buen verso...."Fuí el traficante de arena en el desierto de tu apatía"?
que bueno¡¡¡¡
me encntó, Carmen....

genialsiempre dijo...

"la mancha sin castilla, el lienzo guardado en tu trementina" me parecen unas metáforas bellísimas, pero no solo esas todas ellas.
Sobervio Carmen

José María

Pedro dijo...

Escueto y formidable, como los buenos poetas.
Vamos a tener que repetir más a menudo este tipo de ejercicios. Saca mucho de cada uno.

Anónimo dijo...

lo dicho, que le den a lo que fuí pa mi pa ti o pa el mundo entero, ahora es usted poeta. Fita

Raquelilla dijo...

Hay que ver que manía le tenemos a las niñas ricas y malcriadas, todos nos sentimos muñecas rechazadas por éstas, jijiji. Bellisimos.