jueves, 8 de julio de 2010

Cuando fui


CUANDO FUI


Cuando fui gaviota sobrevolé los confines de tus labios.


Cuando fui ruiseñor desafine mi canto para no ser enjaulado.


Cuando fui viento grite mi dolor en el vientre de las nubes.


Cuando fui luna perseguí cada noche a una morena y nevada duna.


Cuando fui ola cogí impulso para bucear en mi lecho marino.


Cuando fui tierra replegué mis capas para ascender a la cima de la montaña.


Cuando fui corazón desanduve mis pasos para hermanar diástole y sístole en un único latido.


Cuando fui árbol serpenteé con las yemas de los dedos las entrañas de la tierra.


Cuando fui canción se quebró mi voz en el pentagrama de tu silencio.


Cuando fui hierba me convertí en cigarro en la mano de un colega.



Cuando fui hierba me vestí de primavera con el rocío de la aurora.


Cuando fui pensamiento intenté desmontar la locura de la cordura.


Cuando fui palabra derrame el ocaso de la tarde en la miel de tu mirada.


Cuando fui poema danzaron en tu mano todas mis coordenadas.



Y ahora que soy un lago contenido en una lágrima de lava ¿cuando bucearé los mares?


Berta

5 comentarios:

Anatxu dijo...

Muy bien, Berta...¡¡¡
me encantó el final..."una lágrima de lava"....
uuuffff...que lágrima más intensa¡¡¡
así fueron las mias el domingo pasado fecundadas y paridas por esa hija de la madre hierba..

A ver si se anima más gente¡¡¡
besos

Pedro dijo...

Olé y olé. Me alegra que os estéis animando.
Lo que están dando de sí estos Cuando fuises.

genialsiempre dijo...

Precioso Berta, pero cuando vi quien lo firmaba, ya lo imaginé así

Raquelilla dijo...

Desde luego el sello de LaBert es inconfundible, a tomar ejemplo y a hacer la tarea, leñe. Yo me quedo pa mí el pícaro ruiseñor.

Anónimo dijo...

este comentario se quedó enganchado en tus coordenadas...Fita