lunes, 13 de junio de 2011

microrelato.

 

 

 

Paul  Red camina con rapidez, evitando su piel  pálida, el contacto con otras personas. Busca la protección de toldos y la sombra de edificios, contra el rabioso sol de la tarde. aliviado , al fin, penetra en un portal en penumbra.

Atraviesa varios pasillos iluminados con tubos fluorescentes. A su olfato finísimo llegauna mezcla de varios aromas: desinfectante, alcohol, sopa, café de mala calidad…..

Después: ha llegado a su destino.: SALA DE EXTRACCIONES.-Me parece un poco rarito el muchacho que ha venido hoy a llevarse las  muestras al laboratorio. Comenta el enfermero al auxiliar adtvo, el cual, sin  apartar la vista del ordenador, Leh responde:

-a mí también me ha dado mal rollo. Tan calladito, Tan sigiloso…..no se escuchaban sus pasos. mientras tanto ,Paul, de vuelta a casa, se hace las siguientes reflexiones:

Estoy contento.mi novia y yo vamos a darnos hoy una buena merendola. Estamos hartos de tomar sangre de perros y gatos. es muy salada y de peor calidad. Vamos a probar la sangre humana, Sin que nadie tenga que sacrificarse por ello.

Es la mejor noticia que he recibido en siglos.

 

2 comentarios:

mjtrafalgar dijo...

jo qué de gente rarita!!!

Pedro dijo...

Jaja, muy bueno Maribel. Eso demuestra que siempre hay opciones, sólo es cuestión de un poco de imaginación.