lunes, 28 de mayo de 2012

Palabras nuevas , nuevas, en relatillo.

 

 

Un fuerte timbrazo sacó a Esteban de su placentero letargo.

Aunque se esforzó en acudir a abrir la puerta, tardó varios minutos en desofarse.

El material de baja calidad del tresillo se adhería a su cuerpo sudado entorpeciendo los movimientos.

-Si la persona que llama

, quiere verme, insistirá.

Al fin consiguió incorporarse.

De pronto sintió un fuerte prechús seguido  de un estornudo gigante que hizo temblar las paredes de la sala.

Encendió un fósforo con la intención de fumar un cigarrillo. La bengalina se desprendió y fue a parar a su zapatilla izquierda, haciéndole un agujero.

-Mala suerte

Lo peor es que no tengo más mixtos.

En fin, me voy a animar a levantarme.Voy        a adecentar un poco la casa.

Los muebles están llenos de polvo. Los suelos están cubiertos de pisotones. la bañera y los fregaderos parecen ribeteados de tontorinas, amén de los restos de tortilla y las gotas  DE CAFÉ QUE COLOREAN LA ENCIMERA BLANCA.

 

Si viniera mi madre a  visitarme, se moriría del susto…..

6 comentarios:

Equilibrista dijo...

Seguro que era su madre la que llamaba a la puerta.

¿Será Paca la madre?

Luciérnagacuriosa dijo...

Fijo que era Paca, y la bengalina, según la ley de Murphy, debería haber caido en el sofá.
Ole Maribel, con cuatro palabros has creado una divertida historia.

Pedro dijo...

Maribel, estás que te sales. Si ya es difícil crear un relato con palabras normales... esto es rizar el rizo. (¿rizar el rizo? ¿por qué tres palabras cuando se podría decir lo mismo con una? A ver cuando la inventáis).

Anónimo dijo...

"Tririzo"

Luciérnagacuriosa dijo...

Esta tarde comentaré eso en clase Pedro, tienes toda la razón.

Equilibrista dijo...

o "trizo" o "ririzo"