sábado, 17 de agosto de 2013

Mi amiga la muerte


La muerte me acompaña impasible,
  desde que nací viene conmigo,
camina a mi lado sin acercarse.
Me deja el espacio suficiente para seguir viviendo,
avisando en momentos de peligro,  que  está ahí.
Me doblego ante ella sin acariciar su presencia
y la dejo que camine junto a mi.

 No me asusta mi inquilina,
 hasta conversación le doy
 dejando abierta la puerta
 de una posible amistad.

Me mira demacrada
y no sonríe siquiera
hablaría tal vez,  si pudiera,
mas no la veo animada.

Que contaría la muerte
si conversación le diera.
¿Qué lleva años sin verse ?
¿que le duele la sesera...?
O,  acaso sufre de "muerte"
sintiéndose tan lastimera...

Pobre de compañía,
que compañía no tiene.
Nadie le tiende su mano
y si te agarra, te sueltas
huyendo para  esconderte,
no vaya a ser que le guste
y te quedes para siempre.

Asun Vico


2 comentarios:

Pedro dijo...

Me encanta. Ya era hora de que alguien le dedicara un poema amoroso a mi amiga la muerte.
Gracias Asun.

La Griega de AndaluCái dijo...

Gracias a ti por comentar.
No hay mucho interés últimamente por hacerlo jejeje