martes, 18 de marzo de 2008

PRIMAVERA

Las flores pletóricas e inflamadas
como erecciones vegetales
invaden la comarca y el mundo,
con aromas de verdes estornudos
o cantos de picores y praderas,
que invitan a un sol libidinoso
aun pálido y sin el coraje
incendiario e inminente,
más propio de otros soles venideros.
Tiempo de floresta colorista.
Coloristas las palmeras, las nubes
y los ríos circulares de otros pueblos.
Colorista el mar de mi ventana.

Antonio Fassa

1 comentario:

Pedro dijo...

¿Cuándo te vas a animar a crear un blog propio para llenarlo con tus evocadores poemas? Mucha gente ahí fuera se sentirían encantadas de poder leerte.
Hasta lueguín.