viernes, 11 de abril de 2008

Algo poético

Animado por vuestras críticas me atrevo a enseñaros otro poema mío, pero os lo advierto no seáis tan benévolos conmigo porque puedo abrumaros, tengo muchos:

Infinitas son las partículas de polvo cósmico que filtra un rayo de sol entre las hendiduras de una persiana.

Infinitas son las gotas de agua que oradan la superficie de las piedras en las orillas de los arroyos.

Infinitas son las plegarias que, continuamente, reza la humanidad, en sus diferentes religiones, rogando dádivas y bienestares inmerecidos.

Infinitas son las personas que, constantemente, elevan su mirada a los cielos, intentando vaticinar la climatología que se avecina.

Infinitos son los nacimientos y muertes que de una forma lenta, pero inexorable, renuevan y mantienen el género humano.

Infinitas son las horas, los minutos, los segundos, el tiempo en fín, que nos sobrevivirá a todos los humanos.

Infinitos son los ciclos (día y noche, mareas altas y bajas, fases lunares, etc.), que nos hacen pensar en nuestra diminuta naturaleza ante ellos.

Infinito es el amor que inspira y por el que, de forma continuada, las personas se admiran, se encelan, se arrebatan, se miman, se poseen, se encadenan y se matan.

Ante tantos infinitos….¿que represento yo?...¿nada?...., ó peor aún, ¿el resultado de dividir cualquier magnitud por cero?.

genialsiempre

1 comentario:

antonio fassa dijo...

Dividir cualquier magnitud por cero... Con ese desenlace, tu poema se me antoja vital y urgente.
Ya te plagiaré en un futuro quizás no muy lejano, jejejejeje.
Gracias por esta delicatessen de profundo sabor.
Un abrazo Jose María (genialsiempre)Salud y poesía.