jueves, 2 de julio de 2009

Morir de Amor








Morir de Amor


Se le anudó el amor

A la garganta.

Se le cruzó en el pecho

Aquella daga

Que brillara

Al llanto de sus ojos.

Se le anilló a su cuerpo

Una melena

Como sierpe que mata

Poco a poco.


Y eran sus manos

Corazón que late.

Y eran sus dedos

Las huellas de una ausencia.

Y eran sus labios suspirantes

Los dueños de una rosa,

Los dueños de unos besos,

Sabedores de la más

Dulce inocencia.


Se le anudó el amor

A la garganta

En un ansia repentina

De locura,

De locura y de ausencia

Inesperada,

En un loco amor de nudos

Sin sentido,

En un loco respirar

Amor que mata.


Se le anudó una vida

Abaratada,

Se le sumó agonía

A una palabra,

La última palabra

Que dijera:

El dulce nombre de su Amada.



Un Saludo.

6 comentarios:

genialsiempre dijo...

Me gustaría conocer el autor para felicitarle

Pedro dijo...

No se me ocurre de quien podría ser, lo cual es buena señal, porque es tan bueno que casi podría ser de cualquiera.
(menos mío).

María Dolores dijo...

No necesito nombres para felicitar al autor o la autora, aunque me parece más bien que se trata de un hombre, pero bueno, no todo es lo que parece... Felicidades por la composición y por el sentimiento, que algo de nudo de amor tuvo que tener quien haya escrito esto.

Anónimo dijo...

anudemos a este poeta que anda desvalido y dejándonos su nudos de amor...Fita.

Cornelivs dijo...

Acudo a la llamada de Jose María, que me dejó un comentario en mi blog.

Buenos dias a todos, y un placer para mi visitar este extraordinario blog vuestro.

¿Como podria colaborar con vosotros? Me gustaria enormemente.

Ya sabeis donde encontrarme.

Os mando a todos un cordialisimo saludo.

Anónimo dijo...

A toro pasado, esto Antoñín sabe de quién es.

Un Saludo. moy.