jueves, 30 de septiembre de 2010

Clandestino de mí mismo

"E l problema básico de la humanidad es que la mente humana es incapaz de discernir la verdad de la falsedad."
"El Ojo del Yo", David R. Hawkins


Hubo un tiempo en el que viví en un lujoso palacio, rodeado por jardines espectaculares y donde nada podía faltarme. Enormes tapices, elaborados por manos expertas y mostrando los más bellos motivos, cubrían las altas paredes de cada una de sus estancias. La luz del sol entraba cada mañana desplegándose en un sinfín de colores gracias a las magníficas vidrieras que decoraban los ventanales, grandes y majestuosos.
No muy lejos, se divisaban otras construcciones; unas también grandiosas, otras más sencillas, pero todas igual de bellas y elegantes.
Todas mis necesidades estaban cubiertas y apenas existía nada que pudiese preocuparme.
Hasta que un buen día, paseando por entre los árboles, vi algo que lo cambió todo; observé como un vecino próximo levantaba un muro de piedra frente a su casa. Me hizo reflexionar sobre los motivos que tendría para hacer algo así. Supuse que intentaba proteger su propiedad de alguna amenaza externa; ¿qué otra cosa podía ser? Era lógico, algo tan hermoso sería deseado por muchos otros. Y entonces.... sentí miedo.
A la mañana siguiente me puse inmediatamente a la tarea. Mi muralla sería más alta y consistente. Conforme ésta crecía, pude comprobar como el resto de vecinos de los alrededores también se habían dado cuenta de lo expuesto que se encontraban, y pronto todos comenzaron a construir un muro rodeando sus propiedades, rivalizando cada uno de ellos en altura y grosor.
Pero una vez finalizado, la cosa no quedó ahí; las amenazas podían surgir de cualquier parte y en cualquier momento, resultaba imposible poder imaginar qué nuevas armas y estrategias idearían los posibles enemigos, así que todos  nos vimos en la necesidad de andar patrullando constantemente sobre nuestras murallas, al mismo tiempo que las íbamos reforzando por cada punto que creíamos vulnerable. Una labor permanente que requería toda nuestra atención; nos jugábamos demasiado.
De ese modo, el muro se convirtió en mi lugar de residencia habitual. Era tosco y feo, no disponía de muchas comodidades, lo justo para poder subsistir sin demasiadas distracciones, pero era necesario hacerlo si pretendía mantener mi vivienda segura; me resigné y no tardé en acostumbrarme a vivir de aquella manera. La seguridad debía ser lo primero.
Y pasaron los años. Con el tiempo, el obligado abandono de la casa se hizo patente; sin los cuidados debidos, la maleza fue brotando a través de cada rendija, hasta conquistar la totalidad del edificio, cubriendo paredes y tejados por completo. Lo que antaño fueron soberbios jardines, pasaron a convertirse en selvas impenetrables. Sin apenas advertirlo, mi antiguo palacio se transformó en un lugar inhóspito e impracticable.
Debía estar entrando ya la primavera cuando ocurrió lo que transformó de nuevo mi vida por completo. Con la tez endurecida y arrugada por el paso del tiempo, peinando canas y ayudándome al andar con un vetusto bastón, un hermoso día soleado, mientras caminaba vigilante como de costumbre, un extraño sonido a mis espaldas captó mi atención, obligándome a volverme y a mirar hacia el interior; se trataba del canto de un ruiseñor, que posado sobre una rama me miraba desafiante. Entonces, mi perdida mirada se clavó sobre una rosa abierta que había conseguido escapar de la urdimbre de zarzas en la que se había convertido uno de los jardines. Aquel apacible sonido junto con la visión solemne de ese rojo chillón olvidado por mis retinas, trajo a mi mente recuerdos de un pasado muy lejano en el que una vez fui feliz.
Fueron de esas cosas que apenas necesitan pensarse. No sabría explicarlo mejor; el caso es que algo en mi interior me empujó a actuar como lo hice. Con las escasas fuerzas que aún me quedaban, pero con un entusiasmo desbordado y la seguridad de estar haciendo lo correcto, comencé a derribar esa muralla que con tanto mimo y esfuerzo había levantado y cuidado durante años y años.
No resultó una labor sencilla, pero con paciencia y tesón logré terminar con ella en menos tiempo del que pensé en un principio que me llevaría hacerlo. Seguidamente me puse a la tarea, no menos laboriosa, de limpiar de rastrojos y malas hierbas todos los alrededores de mi antiguo hogar. Conforme iban quedando al descubierto las paredes, pude comprobar con alegría, que se mantenían tan sólidas como las recordaba de mi infancia. Ese descubrimiento me animó a continuar con la limpieza.
Pero la mayor sorpresa me la llevé, al darme cuenta de que mis vecinos habían seguido mi ejemplo; también ellos derribaron sus muros y comenzaron a rehabilitar sus antiguas viviendas.
En poco tiempo, volvimos todos a vivir al igual que en un tiempo muy remoto lo hicimos: alegres y tranquilos.
Hoy, en el ocaso de mis días, me siento feliz al poder decir que dejaré este mundo en paz y con la conciencia tranquila, libre de temores y con el orgullo de haber aprendido a dejar de ser clandestino de mí mismo.

15 comentarios:

Pedro dijo...

Espero críticas constructivas a puñaítos.

genialsiempre dijo...

Este era el tema para el malogrado texto de "Klan-Destinos". Es una pena que ese cuadernillo no viera la luz.

Anatxu dijo...

Comentario constructivo,ehh.

Me resulta de contenido tópico y utópico,al estilo Cohelo o como se escriba.
Echo de menos algo de tu toque personal y algunas frases me parecen demasiado extensas. Aunque,en general,es fácil de leer.
Creo que puedes mejorarlo y mucho. Inténtalo,es un muy buen ejercicio.

besos pasteleros

Gitana dijo...

Me ha gustado más la primera parte, hasta cuando llega la primavera. Al igual que Ana, a mi también me ha recordado un poco a Cohelo, quizás porque lo he estado leyendo esta mañana ;) o quizás no,...

Me queda claro que el protagonista tiene miedos...Si es así...¿A qué tiene miedo realmente? porque a lo mejor es a él mismo ¿no?

Si algún día "Clandestino" ve la luz, espero poder volver a leerlo ahí.

Besos con rosas y ruiseñores...

∞8∞ dijo...

Un Príncipe Siddharta volviéndose gautama buda, con cierto aire a cuento sufí engalonado de metáforas muy transparentes y una actitud demasiado masculina ante el texto que lo vuelve demasiado rígido en sus lecciones.

Pedro si cambiaras de arquetipo para escribirlo y en vez de utilizar tu parte masculina, tu arquetipo de maestro viejo, usaras tu mujer interior, el texto tendría menos lecciones (a nadie le gusta que le den leccciones tan directas, tan masculinas, huele a viejo cerrado sobre sí mismo, a muerte en definitiva, no huele a flor abierta en su sexo para ser olida y fecundada por la vida) además lo endulzarías de forma más sutil, aunque el argumento fuera el mismo, que es genial por cierto, entraría mejor ¿O crees que la película Avatar entró a la gente sólo por su fabulosa moraleja? La belleza expresada a través de la sensibilidad de nuestra mujer interior es la única capaz de seducir verdaderamente. Descubre tu arquetipo femenino, quitate la túnica sarapastrosa de viejo maestro castrado por su senectud y su mente (la mente es líbido reprimida que deja el sentimiento encerrado entre paredes geométricamente aburridas) y desnudate como un verdadero Yogui que ha asimiliado el dios hermafrodita en su espíritu, sé vida, ábrete en canal, derramate en la orgía de la nada sublime, eres el creador de un mundo masculino geométricamente perfecto unido a la belleza femenina de la diversidad del caos aparente , te lo digo porque sé que puedes, conocete tu hembra interior y ámala haciendola la puta del mundo entero, porque dará placeres inmensos, pero el verdadero A-mor lo dejará sólo para ti, para que así puedas engendrar las hijas de Sophia a través de tu obra. Es la opinión de mi Ser. Un abrazo ^^

∞8∞ dijo...

Por cierto, si el libro de Klan-destinos se reabre creo que mi texto de Sevilla que expuse aquí valdría para ello, le viene que ni pintado... Claro que trataría de Amarlo y armarlo mejor para que no se quede tan breve, ya que sólo expuse el orgasmo, no los preliminares y ya se sabe que un buen orgasmo viene después de unos buenos preliminares jajaja, o quizás deje los preliminares más entredicho, más sutiles, para que sea el lector el que disfrute mejor imaginandolos y sea él el que sea follado por mi putilla obra jojojo, la dejaré bien dispuesta al falo (mente) de cada uno, en una postura cómoda y con la hembra dominante sentada encima, haciendo lo que le de la gana con sus falo-lectores jajaja

∞8∞ dijo...

Ups me entusiasmé, creo que me corrí antes de empezar, a ver si la fantasía va ser siempre mejor que la realidad, jajaja, a ver qué tal me sale, un abrazo compañeros.

Pedro dijo...

Jose María, no tires la toalla tan pronto, hombre, ten fe.

Anatxu y Gitana, será que he leído mucho de Coelho, y aunque hace años que no lo leo, supongo que algo quedaría. Gitana, ¿quién no tiene miendo de algo?

Julio, tú al grano, como siempre, una coma por aquí, un par de sinónimos por allá, total cuatro cosillas de nada, jajaja. Si saco la puta que llevo dentro no me dura el matrimonio ni dos días más. En fin, trataré de mejorarlo (o mejor tirarlo y empezar de nuevo), pero no prometo nada, me parece que esperáis demasiado de mí, y lo que hay es lo que hay.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

genialsiempre dijo...

¿Pronto?, hace ahora un año que lo decidimos y ahí está, en la nevera. No, querido Pedro, yo no trabajo así. Cuando se decide algo me pongo manos a la obra con el fin de conseguirlo cuanto antes y así abordar nuevos proyectos.
De manera que, para mí, el proyecto Klan-Destinos está ya finalizado

∞8∞ dijo...

Excelente Jose María, entonces ya no necesitas a nadie para Ser, escribe con confianza tu propio proyecto, con tu propias leyes y luego si quieres nos lo compartes. Es una idea, eh? Un abrazo.

Anatxu dijo...

jejejej
Klandestinos era un trabajo...¡¡????

coño, pues ahora que me he quedado en paro y con 3 niños a mi cargo, me vendría muy bien...ainnssss, si lo llego a saber antesssssss,cachis.
jejejeje

genialsiempre dijo...

Gracias Julio, no se me había ocurrido, pero creo que es lo mejor.

Anónimo dijo...

Cariños todos...os echo de menos y esto se está haciendo larguísimo...Este texto de Pedro rezuma el klandestino que lleva dentro y yo espero que nos decidamos a sacarlo a la luz. Venga chicos-as, !!A las barricadas!!Hay que asaltar los cuarteles d e invierno !!ya!!. La munición la tenéis preparada...tan certera como la de Pedro porque hay textos que hay que decirlos sin afeminamientos, sacando la bestia que llevamos dentro...Venga, no se me rajen y vamos a retomar nuestra clandestinidad...Fita

∞8∞ dijo...

Ole esa Fita! Tiene toda la razón, lo importante es la actitud y el Sí palante, en vez de ponernos trabas. Gracias ;)

Equilibrista dijo...

Pedro, de Coelho no he leído nada, a quien me recuerda un poco es a Bucay. Lo veo como texto alegórico, una metáfora interior y me parece que funciona cómo tal. Si buscabas eso, está bien. Quizá debas podar un poco la selva y poner un poco más de poesía.

Lo que te dice Julio suena muy bien. Hazle caso en buscar lo femenino (no sé explicarte cómo se hace). Aunque este texto quizá funcione bien en toda su masculinidad. Si no es para este, hazlo para otros que escribas en el futuro.

Eso sí, Julio, porra, cuidado con tanto follaje ornamental en los comentarios. Porque te advierto que por muy bonito que te suene lo que estás poniendo, el mensaje de "excedido el máximo de caracteres por comentario" se cierne peligrosamente sobre ti. xDDD Y con tanto falo y vello venuasino, y tanta paja, llega un momento en que no sabemos de qué estás hablando xP

GS, no te sulfures, Klan-Destinos no tiene por qué quedarse en un agujero... El invierno estuvo muy enredado con las cuerdas, y este verano ha hecho demasiado calor... Hazle caso a Fita, que de esto sabe... Espero que vayan bien éste y todos los proyectos de futuro