lunes, 29 de abril de 2013

Puedes hacer muchas cosas con la tarea

La tarea de esta semana se inspira en el siguiente poema de Mariano Peyrou:

puedes hacer varias cosas con este árbol
cubrirlo de un color original o dibujarlo en tu mente como si fuera un río
talarlo con las uñas hasta modificar tu percepción del tiempo
calcular su altura y equivocarte y no darte cuenta
puedes olerlo como si pensaras sin palabras
esconder sus raíces debajo de la tierra y pintar de verde la más verde de sus hojas
sentarte sobre lo que fue su sombra y esperar a que se haga de día
definirlo para que sea a la vez hermoso y artificial
inventar un incendio y salvarlo
cambiarlo por el derecho a desplazarte por el prado
convertirlo en papel y describirlo de una forma diferente en cada folio
caminar en círculos alrededor de cualquiera de los árboles vecinos
pincharlo con un alfiler para constatar que no se queja
tener una larga conversación a la luz de sus pájaros y descubrir que alberga tantas contradicciones como alas
puedes tomarlo como ejemplo en un ensayo sobre la horizontalidad
amarlo compasivamente pensando en los poderosos vientos que trajeron desde las estrellas la materia que lo forma
palpar su rugosidad con cada uno de los dedos o con la palma entera
lo que no puedes hacer es entenderlo ~

Siguiendo la misma estructura de este poema, es decir:

puedes hacer varias cosas con...
...
...
...
lo que no puedes hacer es...

Hay que sustituir el árbol de Peyrou por alguna de las siguientes palabras: JIRAFA, ESCALERA, ESPALDA, CUCHILLO, COMETA, LENGUA, VIENTO, GATO, MANOS, PAN.
A partir de ahí escribis todo los versos que esa palabra nos sugiera, siempre a la manera de Peyrou. Y rematamos rellenando el verso de "lo que no puedes hacer es..."
Hay que hacer dos poemas diferentes con dos de las palabras de la lista. Si alguien quiere coger una palabra diferente, también puede hacerlo, pero tendrá que ser en un tercer poema extra (y si alguien quiere seguir haciendo con las palabras de la lista pues también).

Antes de terminar la clase, leímos un poema de Juan Carlos Mestre titulado "Informe sobre el orden público". Dice así:

Cada cuarto de hora alguien compra una peluca de pájaro Cada cuarto de hora las vendedoras de lotería reescriben una vida en letras mayúsculas Cada cuarto de hora los tendones se tensan en las cornisas Cada cuarto de hora una yema de colibrí se estrella contra los escaparates Cada cuarto de hora un paraguas de sacerdote besa los zapatos de piel de caimán Cada cuarto de hora parte hacia la montaña rusa un autobús con turistas Cada cuarto de hora hace clic un gatillo Cada cuarto de hora se llena de nomeolvides una bolsa de plástico Cada cuarto de hora una metáfora cae en el cubo Cada cuarto de hora bosteza el sistema métrico decimal Cada cuarto de hora se asfixia en la taza de té el minueto de las creencias Cada cuarto de hora el carnicero corta la maleza de la Cruz del Sur Cada cuarto de hora aparece Judas en la delación de las flemas Cada cuarto de horalos lingotes de oro ejercen la mendicidad Cada cuarto de hora pequeños terremotos hacen tambalearse la torre del alfabeto fenicio Cada cuarto de hora el infinito se cambia la raya del pelo Cada cuarto de horaun sprint de ciclistas entra en el olvido Cada cuarto de horaun clima instantáneo cada cuarto de hora

Migue dijo que saldría un buen ejercicio de ese poema. Él lo dejo caer, así que si alguien se siente muy inspirado y quiere recoger el testigo, puede contar lo que pasa cada cuarto de hora... No es obligatorio, pero seguro que sí muy enriquecedor...

IMPORTANTE: Este miércoles no nos vemos pues es 1 de mayo el día del trabajo. La próxima clase será el día 8. Así que tenéis tiempo por delante para hacer muchas cosas con la tarea.

PD: En la foto, podéis ver a nuestro Árbol, en el que hemos hecho muchas cosas, y que por cierto, ya va siendo hora de visitar, ¿no creéis? Y el árbol azul, ¿lo reconocéis?

2 comentarios:

tangai dijo...

Es el árbol de Prado del Rey ¿no?

Equilibrista dijo...

¡Bingo! :) Pensé en él cuando Migue leyó el verso que dice: "cubrirlo de un color original o dibujarlo en tu mente como si fuera un río"

Creo que Prado del Rey fue el lugar de nuestra primera lectura como Colectivo. ¿Cuántas llevamos ya? Yo he perdido la cuenta, no sé qué número serán la de hoy y la de mañana. Y no hace tanto de Prado del Rey. Me acuerdo cómo nos temblaban las piernas aquel día. Bueno, y todavía se notan los nervios de antes de empezar! jiji