jueves, 16 de abril de 2009

COMPASION

-Yo sufría lo indecible de verle continuamente, enganchado a tantos aparatos, tantos cables, tantas clavijas….

-El permanecía ajeno a todo lo que le rodeaba, a sus seres queridos, al mundo exterior, a la belleza…

-Nadie me daba esperanzas, parecía que cada día empeoraba un poco, pero tampoco nadie se atrevía a diagnosticar un próximo final…

-Las variaciones en el monitor era su única señal de actividad neuronal, los demás le mirábamos, pero él permanecía inmerso en su estado letárgico…

-Una mañana me armé de valor, lo había meditado, sé que muchos me acusarán y me despreciarán por ello, pero no pude más

-Así que aprovechando que estaba a solas con él, desenchufé la red que suministraba energía a los diferentes artilugios a los que estaba conectado.

- Y, !milagro!, no sucedió nada…!Se podía vivir sin ordenador!

7 comentarios:

Pedro dijo...

Jajaja, no sé por qué pero ya me imaginé algo así... será que ya te conozco demasiado, Genialsiempre... siempre genial.

Algún día lo probaré, a ver si es cierto que se puede vivir.

estrella de mar dijo...

¡algún día tendré valor para hacer lo mismo!

Mientras, cuando mi ordenador se acatarra con un virus, lo mimo y le meto en vena el Norton para ver si se cura prontito.

Alinando dijo...

Es verdad, estamos ya como los que nos hemos imaginado al leerte, esos pobres incapaces atados a los aparatos a través de sus cables.

Jejeje... sorpresa final muy aguda, sí señor.

Equilibrista dijo...

jejejej, muy bueno el giro final, algún día va a haber que hacer esa terapia para quitarse la pcdependencia... jajaja

saludos

María Dolores dijo...

Me ha encantada la vuelta que le has dado al ssunto de los cables. A mí me tienen enganchadilla y eso que no los entiendo. Aprovecho para decirte que tu último poema genial.

Anónimo dijo...

estos artilugios han conseguido que les escribamos textos tan bien construidos como el tuyo...nos desembarazábamos de amantes o amores y ahora de artilugios...!qué cosas!. fita

Raquelilla dijo...

¡Cualquier día voy a tirarte el aparato por la ventana! Eso me decía mi madre con el radiocasette, y ahora lo hace mi marío con el ordenador, hay cosas que nunca cambian, cuando sea viejecita me lo dirá la asistenta refiriéndose a mis dientes postizos, jijiji.