lunes, 13 de abril de 2009

Pompas de jabón




… y como pompas de jabón,

luz estalla el día,

suave y luminoso

redondeado y sutil,

leve y etéreo.



Berta

6 comentarios:

Pedro dijo...

Bella descripción que realza la delicadeza de todo lo que nos envuelve y atrapa.

Equilibrista dijo...

nuestra vida son pompas de jabón, frágiles y livianas, que soplamos día a día al mundo...

bellas líneas
david

Alinando dijo...

¿Os habéis fijado en una cosa? Las pompas de jabón son más hermosas cuanto más se acercan a su irremediable estallido: se debilitan, se irisan, reflejan todo el abanico de colores y, si nos acercamos, nos cosquillean en la nariz en su adios. Gracias por compartirlo Berta. Por cierto, compartir, irisar... eso me recuerda la nueva imagen del blog, supongo que ha sido Pedro quien la reformado. A mí particularmente me encanta. Gracias Pedro.

Anónimo dijo...

la fragilidad y la futileza de la hermosura...eso son tus pompas...Fita

Raquelilla dijo...

y es que las cosas, cuanto más leves más preciadas son, nos gustan las cosas perecederas y frágiles, así es nuestra naturaleza.

Anónimo dijo...

Simplemente son PERFECTAS!!!