viernes, 14 de agosto de 2009

Risas de San Lorenzo



Volátiles, desprendidos de la larga espiral del serpentín por el que caminamos durante el día, la urdimbre de luces y sombras que lentamente ha tejido la noche nos acaricia y eleva hasta el mar de fugaces meteoritos que juguetean con nuestras pupilas.

Recostada la espalda en la cálida blandura de una lengua de fina arena, que se alarga al encuentro de la humedad del océano, mi cabeza gira y gira de un lado a otro para que las niñas de mis ojos atrapen en su cámara oscura la efímera trayectoria del fogonazo de luz que delata el movimiento de las protagonistas de esta danza montuna.

El aliento de la noche derramándose sobre nosotros entre nacientes dunas, y una mediada luna, cargadita de melaza, ascendiendo calladamente por la leve gasa añil de los sueños para premiar a todos los participantes en este espectáculo hermoseándonos por dentro.

Un abanico de primerizos gorgojeos, voces infantiles y risas de niños adultos van acallando la noche… y Venus cubriendo su desnudo cuerpo con las lágrimas nacaradas del pétreo lago donde las coñetas y los cangrejos moros han encontrado su morada, de los camarones mejor no hablar.

Siluetas cogidas de la mano, pisadas nocturnas de amantes que se devoran en las sombras de las algas marinas…encuentros estelares que no quieren saber de impersonales paredes de habitaciones de hoteles y pensiones.

Un frágil telescopio recostado en su funda que, por una vez, se resiste a mostrar su manual de instrucciones para contemplar serenamente el ansiado vuelo nocturno de las únicas que colman sus más secretos deseos.

Cervecitas, chascarrillos, cubatas, chupitos y un filtro de cartón que se pierde entre las manzanas verdes, el revuelo de las infantas y la añosa cistitis que conviven en un carro del supermercado.

Y las alegres perseidas paseando por interminables alfombras interesterales… y nosotros, todos nosotros, navegando la noche con su deambular desde el e-mirató del jardín de nuestra bóveda esmeralda. La noche ha sido mágica .


Berta

8 comentarios:

genialsiempre dijo...

Y mágico es leer y releer los hermosos textos que mis compañeros cuelgan sobre esta noche, que producen que siga viva en mi menoria como si acabara de suceder hace un ratito.

Gracias Berta, por condensar tan bellamente tan hermosos recuerdos de una divertida y espléndida noche estrellada.

José María

Pedro dijo...

Bonita manera de revivir y revivir y revivir.... momentos tan maravillosos e inolvidables. Es la ventaja que tiene el tener compañeros que escriban de forma tan magistral.

Anatxu dijo...

jajajajaja.....
al final salió la cistitis...
jajajajajajaj
y el emirató,
y el te quies ir aunhotel¡¡¡
jajajajajaja
eso sí, como mucha belleza, Berta..
que te expresas muy bien.
besitos

Anónimo dijo...

Preciosa descripción de una noche entre amigos.

Anónimo dijo...

para eso escribimos para hacernos cómplices de momentos estelares...hermoso, niña. Fita

Equilibrista dijo...

Mágica o maga, eres Berta. Juegas con tus palabras, como las estrellas fugaces juegan con el cielo...

Y te has acordado de todo! jijiji Hasta el emirató, el hotel, la venus, la cistitis, qué forma de meterlo todo con arte!

Sigue con tu magia

besotes fugaces fogosos

Raquelilla dijo...

Ayyy, que se te olvidó la aventurilla de los cuatro encapuchados por las dunas, aprendices de jinetes del apocalipsis absurdo, que no encontraron mas que caras inexpresivas, jajajjaja

Anatxu dijo...

jajajajajaj
ayyyyyy, raquelilla
si más que encapuchados
parecíais almas en pena
jajajajajajaja