lunes, 23 de noviembre de 2009


Que muera no significa que no exista,

mi luz no dejara de alumbrarte

mi voz permanecerá mientras pienses en ella

mi presencia seguirá si mantienes mi recuerdo,

aunque muera no muero,

no desaparezco,

solo se muere cuando nadie sabe que existes,

cuando mi paso por el mundo no se sepa,

cuando alguien queme mis recuerdos y al quemarlos

prometa olvidarme,

aunque el olvido sea recuerdo

porque al recordar que se olvida se sigue recordando,

por tanto solo olvida el que muere

ya que su mente desvanece.

La muerte es olvido si conmigo

muere mi recuerdo, mis logros, mis palabras,

mis sonrisas, mis sueños...

y todo el que me vio pasar.

∞8∞ Julio Cascobelo ∞8∞

8 comentarios:

Anatxu dijo...

Pues que razón tiene Julio y de que forma tan bella lo ha plasmado.
Puedo decir que la muerte no es el olvido ni tampoco la desaparición.
Hace 20 años que físicamente alguien no está conmigo y sin embargo está más dentro de mi que nunca.
Bienvenido Julio.

El Explorador Onírico dijo...

Gracias Anatxu, me alegro que lo hayas hecho tuyo :)

genialsiempre dijo...

Perfecto Julio, un bello poema que gratifica llerlo porque a veces olvidamos que la muerte no es el fín.

José María

Pedro dijo...

Totalmente de acuerdo; no hay peor muerte que la del olvido. Aunque yo soy de los que piensan que no está mal morir de vez en cuando un poquito para así poder renacer de nuevo, que la memoria también juega malas pasadas muchas veces.
Me ha encantado el poema, muy buen estreno, sí señor.

El Explorador Onírico dijo...

Gracias a tod@s. No es muy habitual comenzar por el final, pero como decís la muerte también puede verse como el principio de algo nuevo. Un placer. :)

Anónimo dijo...

habrá que decir desde ahora "morir para contarlo"...tan bien como usted..Fita

Arruillo dijo...

Como bien sabemos morir forma parte de la vida, pero todos desearíamos que una parte de nosotros quedase, que no fuese una desaparición brusca, que siempe hubiese alguien o algo que nos recordase. El asunto es tan viejo y tan sugereente, que habrá pocos escritores que de alguna u otra manera lo hayan dejado a un lado.
Ánimo con la creación poética.
Un saludo

Equilibrista dijo...

Bellísimo poema, reflexión sobre el olvido y los olvidados, y los que no quieren ser olvidados, y los olvidando, y los vueltos a recordar y a olvidar, y los... aquellos que... esos... qué triste, en realidad no me acuerdo