sábado, 12 de diciembre de 2009

Ay amor...¡¡¡¡

Ay amor¡¡¡¡

Quiero que dejes
que me esconda,
juguetona,
debajo de las sombras
de los cuerpos de los gatos que,
silenciosos,
mis piernas ronronean.

Quiero que escuches los jadeos
que ensordecen las palabras
y que no me mires
si no es para sentir el latido
de mi sexo
en tus pieles de cordero.

Quiero que me dejes chuparme los huesos
con tus lenguas
y provocar el transcurso de mi sangre.
Que desmenuces con tus dedos
los átomos que me componen
y me descompongas.
Que agonice con tus venidas
y que resucite con tus marchas.

Quiero que la voz que me susurres
me nuble las entrañas,
me arranques la piel
y me lamas.
Que huelas el celo de las gatas
que se acomodan en el muro de mi casa
y te escondas debajo de mi falda.

Que desees convertirte en escamas
de los peces que duermen en mi cama.

Ay amor....
Quiero que no me busques,
que no me busques ni que me encuentres,
que no me encuentres
si no es para olvidarme.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobra cualquier otra cosa que quiera añadírsele a ésta, más que súplica, orden!!!!!

Ahí, ahí!

Besos

Rich

Anónimo dijo...

gatunos versos...Fita

Pedro dijo...

Ay... la de cosas que hay que decirle a un amor así.
Muy bueno, Ana, poeta universal.

Anatxu dijo...

Bueno...nos pasamos medio puente hablando del amor..
que menos que un poemita...
gracias chicos,besotes mininos.