jueves, 3 de febrero de 2011

Lo que es y era Cádiz


Hola compis. Ayer confesé abiertamente en clase que venía de asistir a una clase de flamenco en Cádiz. Os confieso ahora que asisto a esas clases porque me da vergüenza haber nacido en esta bendita tierra y no tener los conocimientos más básicos de este arte. Así que ya me he quedado tranquilo, temía aparecer ante vosotros como sabedor de temas que en realidad desconozco.


Entre las bondades de este curso está la del privilegio de oir en persona a Faustino Núñez. Os pongo aquí un blog suyo donde cuelga algunos comentarios sobre noticias antiguas. Pincha en el texto antiguo de arriba.
Y aprovechando esta entrada, pongo aquí algunos de mis microrelatos, incluido el que tanto éxito cosechó en clase... dura vida ésta de los incomprendidos... ;-)



Las cuerdas y el loco

- No mires, por ahí viene el loco- dijo una rata a otra rata.
- ¡¡Buenas tardes señoras!!- dijo saltando el gorrión.


Bolsazos

Dos chicas con falditas cortas pelean en una esquina a base de bolsazos y se les acerca un guardia.
- ¡Señoras! ¿Cuál es la disputa?
Las dos señalan una a otra y responden:
- ¡Esa!


Testigo


A veces una mujer se tumba en la cama boca abajo con el torso desnudo. A veces un hombre corretea con las yemas de sus dedos por la piel de su espalda... y una cucaracha lo sabe...


5 comentarios:

Equilibrista dijo...

me encanta el último microrrelato... brutal lo de la cucaracha

Carmen dijo...

Que interesante lo del flamenco, yo soy adicta a los fandangos y a todo lo que huela a cante jondo, pero de teoría estoy pegada, ya sé a quien voy a preguntar a partir de ahora.

Como dice Deivid, el último micro se sale, del blog, y de la pantalla del ordenador.

Besos.

Anatxu dijo...

Pues yo me quedo con el loco...como siempre, jejejejeje
me lo guardo en mis bolsillos, con tu permiso.

mjtrafalgar dijo...

ultimamente estamos al compás, olé...lo d ela cucaracha me mola...Fita

María Dolores dijo...

De acuerdo con Carmen y con David, así que otra aficionada a la cucaracha. Eso del flamenco está muy bien. Yo hice un curso de una semana en Cádiz, todas la mañanas de nueve a dos con un catedrático de flamencología, pero hace una eternidad y por aquel entonces aprendí a distinguir un cante de otro. Creo que lo mejor es seguir oyendo, yo dejé y ahora ya no distingo bien, pero en flamenco me gusta tó y mientras más jondo mejor, para eso Jerez se pinta solo.

Loli.