viernes, 19 de febrero de 2010

Este gris de horas que aún se despereza
de pliegos, camisones y guadañas.
Este furor de ánimas sin calma
este silencio de taladradoras
que aboceta de polvo los andenes.


Esta pistola de aire comprimido
penetrando lo oscuro de las vías,
demente me atraviesa los sentidos
el altavoz solícito de arriba
informando, alentándome a la huída
al menos hasta la Segunda Aguada.

Publicada con mucha dificultad por Isabel

4 comentarios:

mjtrafalgar dijo...

que te despereces y te sigan saliendo versos como estos tan perfectos. Fita

genialsiempre dijo...

Bienvenida, pues para ser el primero que publicas aqui te ha quedado !enorme!.
Un beso,


José María

Equilibrista dijo...

enhorabuena isa, y bienvenida... si todo lo que publicas con dificultad es tan bueno como esto ¡bendita dificultad!

un beso
deivid

Pedro dijo...

Ha merecido la pena el esfuerzo. Gran poema, felicidades.