miércoles, 17 de febrero de 2010



Misticismo húmedo

Me llueve adentro
humedeciéndome los huecos del alma
Empapadas llevo las pupilas en las entrañas
mojada lavada en agua no bendita
que cala los amarillentos tuétanos

de mis espinas

Me llueve afuera
Resbalándome el agua las entretelas
Salpicadas siento las líneas de mis abrevelas
Arroyada cascada de agua sin torrente
que discurre los azules venosos

hasta mi suerte

me llueve
de fuera
de dentro
que llueva
que escampe
que truene

que me lleve
lo que me llueva

Fita

5 comentarios:

Antonio Fassa dijo...

Dado que tanta lluvia está causando destrozos importantes por estos lares, espero, que esa otra lluvia espiritual a la que tu poema alude sea parca, y se conforme con rociar el alma y, que no lo encharque con humedades innecesarias, porque a veces, el espíritu se resiente tanto como la materia.

Salud, y precipitaciones de sabiduría!!!

Pedro dijo...

Acabará llevándonos a todos, Fita, no lo dudes.
Yo de momento me dejo llevar por tu cadencia lírico-poética que tanto me gusta.

Raquelilla dijo...

la virgen de la cueva... que potito

genialsiempre dijo...

¿Como tu lluvia puede ser tan bonita y la de la madre naturaleza tan maldita?. Será que tú superas a la naturaleza?, entonces eres sobrenatural....

José María

El Explorador Onírico dijo...

Siempre comento con Richi que me encanta la creatividad que tienes Fita en el juego de palabras, eres toda una maestra en ello. No suelo comentar mucho, pero esto te lo tenía que decir jejeje.

Saluditos pa abelardo tb