jueves, 11 de noviembre de 2010

Entre guerra y letras...



...LÍNEAS VIUDAS Y HUÉRFANAS
 Foto sacada de aquí



3 comentarios:

tangai dijo...

No se puede albergar más desesperanza y tristeza en un rostro humano...

Alinando dijo...

Muy interesante el artículo periodístico, sobre todo por las consecuencias finales de tanta tecnología: luto y más luto. Hace poco tiempo oí a alguien preguntarse el porqué de tanta gimnasia de cierto personaje, expresidente para más señas, que luce abdominales como piedras y presume de hacer diariamente miles de flexiones. Si yo hubiera ayudado a conducir a la muerte a cientos de miles de inocentes también me machacaría en un gimnasio e incluso llevaría un cilicio permanentemente.

Raquelilla dijo...

Ya ves, Antoñín, para esa clase de tabletas de chocolate: ojos que no sienten, corazón que ni se inmuta. Prefieren estar atentos a cosas para ellos más "de su interés". Como no tienen suficiente sufrimiento con sus propias vidas de esclavitud, encima tienen que padecer la pérdida de sus seres queridos, sus rostros lo dicen todo.