domingo, 23 de enero de 2011

07 José Merce - Vengo De Donde


En Sevilla tuvo que ser, un sábado de luna helada que apresuraba la entrada e iba llenando las butacas. Noche de cante. En butaca, gitanas ensarcilladas luciendo encajes y lunares, el gitano de un azul riguroso , el terno replanchado y sin corbata para lucir la camisa de seda abierta con los pañuelos anudados y alfileteados de oro. Y en Paraiso, a medio peinar, a medio afeitar, con todo el ropero encima -2 o tres camisetas de negro desteñido con frases antisistema, y varias sudaderas del mismo gusto asomando unas bajo las otras y que a su vez se alargan más que las chaperas de cuero o algodón d e varías capas que apenas les tapan- el nuevo público. Plateas y palcos ocupadas por funcionarios, menestrales, tenderos, empleados , artistas, gentes de toda laya que se saludan como si esta fuera una cita acordada.
El escenario vestía de tenebrismo flamenco, la luz blanqueando la camisa y las canas del cantaor y el resto oscuridad haciéndole sombra a la intimidad de compases que desnudaban a versos.
Abrió boca por toná para, después de las malagueñas y seguiriyas, continuar con bulerías, alegrías, soleás y algún que otro compás que me iban susurrando al oído los que saben que me han ido desvelando los duendes que en cada copla y en cada verso se encierran.
Algo como esto. ¡!No es grande ni ná!!!. Palabras que dicen lo que calla haciendo real lo imposible…
Allá tú con lo que dices,
allá tú con lo que haces,
allá yo con lo que oiga
y los dos con lo que pase
nunca me quedaría yo
a vivir en un lugar
que no den los buenos días

Vengo de donde no estuve
Salgo de donde no estoy
Voy borrando mi destino
si quiero mañana es hoy

Justito de sembrar un solo, un solo
Un limonerito en medio de un naranjal
Un solo limonerito en medio de un naranjal.

Y con esta magia os dejo pa que tú me la descifres… fita

2 comentarios:

Pedro dijo...

Peaso crónica, Fita. Ole tu arte flamenco y literario.

Equilibrista dijo...

Arte tienes hasta para contar un concierto y hacernos estar ahí y vivirlo...

A mí no gustar el flamenco generalmente, pero con esta crónica casi me entran ganas de ir a sacar entradas pal próximo de José Mercé

Lo de si quiero mañana es hoy me parece brutal de bueno