domingo, 30 de enero de 2011

Despedida

Y tras el metálico reptar de los vagones, creyó que oía la música de su último aliento...

2 comentarios:

aina libe dijo...

Maravilloso.

Felipe.

tangai dijo...

Gracias, compañero de letras.