miércoles, 21 de marzo de 2012

Atados al pasado

Despues de la primera semana, las noches eran especialmente agitadas.
Yo no sabía lo que pasaba, pero fuese lo que fuese, era algo muy intenso.
Más tarde, a eso de las 4 de la madrugada, Alberto salio de su cama
llorando y riéndose al mismo tiempo.
Gritaba de felicidad.
¡Era mentira¡ ¡Era mentira¡  gritaba él.
¿Qué es lo que era mentira? ¿De qué estás hablando?
¡Mi vida¡ ¡ Mi vida era una mentira¡ siguió repitiendo.
¡No es cierto¡ ¡No es verdad, que mi padre nunca jugaba conmigo¡
 
 
 
Mónica García

7 comentarios:

Pedro dijo...

Me gustan los microrrelatos que me dejan tan pensativos como este. Dejas en el aire múltiples lecturas, y eso me gusta. Es bueno hacer trabajar las mentes de los lectores, y ese debería ser el cometido de todo buen microrrelato.
Por cierto que el título ya encauza la lectura hacia determinado camino, y esas pequeñas y sutiles pistas también se agradecen.
Mi enhorabuena.

Alinando dijo...

Eterno debate... ;-).

Es verdad que hay textos que dan lugar a varias interpretaciones y es algo que yo también disfruto al leer pero... ¿es esa la intención de la autora? Como ya le dije a Mónica, no entiendo muy bien el final. Incluso dudaba del mensaje que nos quería transmitir el texto. Me gustaría saber si esa apreciación es sólo mía.

Luciérnagacuriosa dijo...

Qué misterio envuelve el relato. He tenido que leerlo varias veces, pero aunque no lo consigo destripar del todo, me temo que hay una gran tragedia detrás. Estoy deseando verte Mónica y que espabiles mi despistado cerebro.

Carmen dijo...

Me pasa como a los compañeros, el texto me desconcierta un poco, pero en realidad el significado es lo de menos, a veces parece que jugamos a descifrar adivinanzas, pero lo importante es difrutar con la lectura, la incertidumbre también es parte de la literatura.

Un beso Mónica.

Ana Rivera dijo...

Como dice Pedro, a mí también me gusta que un texto me coma el coco, y me haga pensar. Lo he tenido que leer tres veces, y me infunde un mensaje bastante siniestro y doloroso.
Me gusta, enhorabuena!

Equilibrista dijo...

Desconcertante...

Tengo una mente que tiende a buscar una explicación para todo... porque la necesita... Sin embargo, voy a intentar desembarazarme de mi razón... Diré que este relato me provoca interpretaciones que van desde un duro trauma (el padre maltrató al hijo) hasta una revelación de una escena que estaba enterrada en el subsconciente y que soluciona el trauma (el padre jugaba con el niño pero se distanció o cambió)... Y la mirada que dirige el narrador hacia el personaje está entre tierna y desgarradora, pero también irónica y cachondona...

Así de primeras me dejó frío, pero en las relecturas este relato me gusta, me gusta....

Escuela de Letras Libres dijo...

Hola a todos y gracias por vuestros comentarios.
Esta SS, he estado totalmente de vacaciones.
Pensaré en ello..
Otra vez gracias...
Nos vemos