miércoles, 14 de marzo de 2012

Date la vuelta

Aquella mañana me desperté con los ojos pegados, por más que lo intentaba no podía separar los párpados. Tiré de ellos con los dedos pero sólo conseguía hacerme daño. Entonces (y aún no sé cómo se me pasó por la cabeza) intenté girar las cuencas hacia dentro. Fue extrañamente fácil conseguirlo, los giré 180 grados justos pero cuando recuperé la visión... no vi ni los huesos, ni los músculos ni los nervios del interior de mi cabeza. En lugar de eso veía una calle y muchos transeúntes que paseaban de un lado para otro. Relajados, sonrientes y misteriosamente descalzos. 

Me ha gustado tanto este mundo que voy a quedarme. En poco tiempo me habré dado la vuelta del todo. Sólo me queda la mano derecha.

11 comentarios:

Equilibrista dijo...

Uno de los relatos que no pude leer en clase. Sed críticos!

Pedro dijo...

Ostras, deivid, qué interesante y qué original. De entrada me ha causado ese impacto necesario para que un microrrelato se pueda considerar bueno.
Me gusta tu nueva forma de ver el mundo, me apunto. Ya me explicarás como se hace eso de los ojos.

María Dolores dijo...

Genial.

Un beso,

Loli.

genialsiempre dijo...

¿Y cuantas lunas hay en ese nuevo mundo?, te lo pregunto porque acabo de leer una buena novela 1Q84, en la que los prota se pasan a un nuevo mundo con dos lunas, y conociéndote no me extrañaría nada que tú anduviewras por ahí

Antevasin dijo...

jajajajajajajaj. !Cuántas veces quisiéramos poder hacer eso; solo mirar para dentro.
Saludos

Luciérnagacuriosa dijo...

Tu relato invita a seguir soñando e imaginando. Muy bueno Deivid.

Alinando dijo...

Pides crícitas y te doy la mía, con tol cariño:

Me encanta el texto. Sobre todo por la forma tan sencilla de explicar hechos excepcionales, eso es dificil y queda de lujo cuando se consigue, es algo como el realismo mágico. Pero eso contrasta con la frase en la que explicas algo así como "no sé como se me ocurrió hacerlo". Yo la eliminaría del texto. Prueba a leerlo de las dos formas, a ver si opinas como yo.

El relato es fantástico en todos los sentidos.

la griega de AndaluCái.... dijo...

Pero que imaginación mas grande que tines!!
Como me gusta verme sorprendida por algo que no me suena a nada que haya leido antes.
felicidades otra vez mas....

Equilibrista dijo...

Gracias a tod@s por vuestras palabras y a Alinando por la crítica. Esa frase no estaba al principio, pero me pareció que necesitaba hacer una aclaración ahí para expresar la extrañeza del personaje a lo que le estaba pasando.

Pero quizá eso le hace perder magia... No lo veo claro, pero tengo el relato muy "en carne viva", voy a esperar a que repose un poco y lo releeré con más distancia.

Gracias de nuevo!

Carmen dijo...

A mi el texto me gusta mucho, y el final me encanta. Solo me pregunto si ese mundo que vio el personaje era un mundo interior, o por el contrario el personaje vivía en un mundo interior y ahora estaba viendo el mundo que vemos todos.
Muy chulo Deivid.

Ana Rivera dijo...

Deivid, eres sencillamente genial. Me encanta tu imaginación con ese toque de naturalidad. Chico, tu llegarás lejos!