sábado, 23 de agosto de 2008

El equilibrio

El equilibrio, esa maravilla que mantiene todo, que tanto representa y que es de tanta fragilidad!!.
Hoy, al abrir la puerta de la vitrina donde se guarda la cristalería, un vaso se ha precipitado al vacío, rompiéndose contra el suelo en mil pedazos. Ha sido suficiente el leve cimbreo de la puerta de la vitrina, la ligerísima corriente de aire que ello ha causado, para romper el equilibrio que sustentaba al vaso.
Eso me ha hecho pensar cuantos y diferentes equilibrios gobiernan nuestras vidas. Tenemos equilibrios geológicos, geopolíticos, económicos, personales, dietéticos, éticos, didácticos, emocianales, psíquicos, psicológicos, nerviosos, estacionales, lógicos, neuronales, hormonales, sociológicos termodinámicos, térmicos, estéticos, corporales, acústicos... y hasta intestinales.
Debemos ser funambulistas que transcurrimos por este mundo cuidando de no romper ninguno de éstos y otros miles de equilibrios. Si incluso cuando se produce un conflicto armado es recurrente decir que "se ha roto el equilibrio estratégico de las diferentes fuerzas de la zona".
Así que después de reflexionar sobre ello, me he planteado dedicar los años que me restan de vida a procurar romper todos los equilibrios que se me ocurran y estén a mi alcance. Empezaré a dejar caer un vaso o copa cada día, pero antes intentaré que se rompa también el equilibrado grado de alcohol en el que mantengo mi espíritu, no vaya a ser que al romper los vasos se me imposibilite esta otra tarea.

jose maría

3 comentarios:

Pedro dijo...

Miedo me das. No vas a ganar para vajillas.
¿Le has preguntado a Pilar antes?
Un abrazo.

Escuela de Letras Libres dijo...

el equilibrio, la armonía... suena a chino y ya pasaron los juegos...
Toda una apuesta por la vida, genial, como siempre.
fita

Sara dijo...

No te preocupes, q el ekilibrio se rompe solito y por propia iniciativa. Pero está bien tu espíritu emprendedor.
Saludos.