sábado, 25 de octubre de 2008

Saudade


Hola compis. Todos sabemos ya que nuestra amiga Fatima Vila ha hecho una reseña de este blog en la revista cultural RIVADAVIA, lo que le agradecemos enormemente, pero sin embargo esto no nos ha servido de acicate sino que más parece habernos provocado un poco de miedo escénico, espero que sólo sea una apreciacíon equivocada mía. Por lo pronto me animo a compartir con vosotros un texto que encontró acertadamente Carmen, compañera del curso que imparte Miguel Angel en Cádiz estos días. Es un texto muy clarificador de lo que significa la palabra "saudade", tan dificil de traducir al castellano. Espero que os guste como me gustó a mí. La foto la hice hace tiempo en Sancti Petri.
.
Saludos cariñosos
Antoñín

P.D. Acabo de comprobar con alegría la colaboración de Alfonso, es evidente que yo estaba equivocado... ;-)
.

.



Saudade (Por Miguel Falabella).

Agarrarse el dedo con una puerta duele.
Golpearse la cara contra el piso, duele.
Torcerse el tobillo, duele.
Una bofetada, un puntapié, duelen.
Duele golpearse la cabeza con el borde de la mesa,
duele morderse la lengua, una caries y piedras en los riñones también duelen.

Pero lo que más duele es la saudade.
Saudade de un hermano que vive lejos.
Saudade de una cascada de la infancia.
Saudade del gusto de una fruta que no se encuentra más.
Saudade del papá que murió, del amigo imaginario que nunca existió...

Saudade de una ciudad.
Saudade de nosotros mismos, cuando vemos que el tiempo no nos perdona. Duelen todas estas saudades.
Pero la saudade que más duele es la saudade de quien se ama.
Saudade de la piel, del olor, de los besos. Saudade de la presencia, y hasta de la ausencia consentida.
Tú podías quedarte en la sala, y ella en el cuarto, sin verse, pero sabiéndose ahí.
Tú podías ir para el dentista y ella para la facultad, pero se sabían allí.
Tú podías pasar el día sin verla, ella el día sin verte, pero sabían del día de mañana.
Pero cuando el amor de uno acaba, o se torna menor, al otro le sobra una saudade que nadie sabe cómo detener.
Saudade es básicamente no saber. No saber más si ella continúa sufriendo en ambientes fríos.
No saber si él continúa sin afeitarse por causa de aquella alergia.
No saber si ella todavía usa aquella mini.
No saber si él fue a la consulta con el médico como prometió.
No saber si ella se alimentó bien últimamente por causa de esa manía de estar siempre ocupada.
Si él estuvo yendo a las clases de inglés, si aprendió a entrar en la Internet y encontrar la página del Diario Oficial.
Si ella aprendió a estacionar entre dos coches.
Si él continúa prefiriendo la cerveza oscura. Si ella continúa prefiriendo jugo de naranja.
Si él continua sonriendo con aquellos ojitos apretados...
Si ella sigue bailando de aquella forma enloquecedora... Si él continua cantando tan bien.
Si ella continua detestando Mc Donald's.
Si él continua amando. Si ella sigue llorando hasta en las comidas. Saudade realmente es no saber!

No saber qué hacer con los días que son más largos, no saber cómo encontrar tareas que detengan el pensamiento,
no saber cómo frenar las lágrimas al escuchar esa música, no saber cómo vencer el dolor de un silencio...

Saudade es no querer saber si ella está con otro, y al mismo tiempo querer. Es no saber si él está feliz, y al mismo tiempo preguntar a todos los amigos por eso...

Es no querer saber si él está más flaco, si ella está más linda.
Saudade es nunca más saber de quien se ama, y mismo así doler.

Saudade es esto que sentí mientras estaba escribiendo y lo que tú, probablemente, estés sintiendo ahora después de leer...
"En alguna otra vida, debemos haber hecho algo muy grave para sentir tanta saudade..."

3 comentarios:

genialsiempre dijo...

Bueno, pues además de bonito, y ahe descubierto como se llama lo que me pasa. Lo que no sé es si eso me ayudará a hacerlomás pasajero, pero se agradece.
Ah, Antoñín, ya han vuelto los refuerzos, procuraremos que no decaiga el blog

Pedro dijo...

Opino como Jose Mari, ahora ya sé el nombre que tiene, supongo que eso será bueno.
Gracias Antoñín.
Un saludo.

Raquelilla dijo...

Aquí todos estamos espantaos del susto, todos padecemos saudade por los cuatro costaos.