jueves, 18 de junio de 2009

NO HAY CAIDA QUE POR BIEN NO VENGA

Ayer fue la presentación del libro "País" de Porlant en el siempre mágico "tendedero" de Chiclana.
La ocasión nos ofreció, además de escuchar de viva voz los poemas de este libro, el cortometraje "Las cajas de España", documental que relata las peripecias de las obras de arte español por salir ilesas de la tremenda guerra civil que asoló a este país, metidas todas ellas en unas cajas parecidas a ataudes.
Y como es costumbre en mí, atontada estaba yo entre el sonido de la voz de Alberto, las imágenes del pasado dentro del corto y el amor, que me tiene ciega, no tenía yo otra forma de demostrar mi entusiasmo que revolotear me por todo el suelo del tendedero, a la luz de la luna, que me tiene más ciega que el amor, por culpa de un escalón mal puesto y mal visto, y acabar en el suelo con la rodilla y el brazo destrozados después de la gran caída.
Pero como a todo hay que sacarle lo bueno, que para eso soy como soy, y los mil ojos que me rodearon en el gran momento, pasmados por la sorpresa, me echaron a la vez mil manos de ayuda, me quedo con las risas que luego nos pegamos a costa de mis payasadas, eso sí, con un estilo y un glamur bárbaro que tiene una para caerse...y con unas piernas...
Hacía tiempo que no me reía tanto conmigo misma y de mi misma. Y aquí estoy, con la pata tiesa y sin poder montar en bici, que en el fondo es lo que más me jode. Bueno, eso y que ya no me puedo poner de rodillas. No hay caída que por bien no venga.
Pero no os vayais a preocupar que estoy perfecta¡¡¡
Hasta la próxima caída

5 comentarios:

genialsiempre dijo...

Lo siento, me gui antes de eso, creo que me perdí algo interesante, pero no sé si fue la pelicula o tu caida.
Espero te recuperes pronto

José María

Pedro dijo...

Al igual que Jose María, también veo que me perdí lo mejor: tus piernas.
Y lo de no poder ponerte de rodillas también es una ventaja grande, así que no te apures y ánimo, que la bici ya habrá tiempo de cogerla.

Un beso y que te mejores pronto.

Alinando dijo...

A mí ese tipo de accidentes que despellejan las rodillas me suenan a infancia y a ternura. Daba repelús verte las rozaduras, pero son ya tan raras de ver, que casi se agradecen... jejeje (con perdón). Además, fíjate si te afectó poco el accidente que has definido la película como "cortometraje" cuando en realidad duró hora y media larga.

Fue una experiencia inolvidable. Temía previamente por el acto, no veía que se dieran las circunstancias adecuadas, pero este Porlan es mucho Porlan.

Espero que te recuperes prontito.

Anónimo dijo...

y si además ha salido un relato que quedará en la memoria...
noche europea, noche de letras libres...está claro.
Espero que nuestros mimitos ayuden a curar tus heriditas. Fita

Anatxu dijo...

Hora y media?????? Alinando????
Madre mía... pero si parece que duró un ratico nada más¡¡¡
Es que el tiempo se me pasa muy rápido cunado estoy fuera del presidio,jejejejeje

Gracias a todos, seguro que estas piernas volverán a dar que hablar muy pronto...
besos