miércoles, 26 de noviembre de 2008

Alberto Porlan

Hoy ha sido una noche de lluvia y frío.Una noche de otoño que llama implacablemente al duro invierno; pero también ha sido una noche calida, y digo calida porque la poesía de Alberto Porlan es puro fuego capaz de abrasar las mentes más gélidas.

Hoy el poeta nos ha encendido la conciencia con un profundísimo texto que dice “todo” en un puñado de cuartillas desgarradoras. Hemos tenido el honor de conocer a una de las voces más honestas de este país. Desde este rincón nuestro quisiera dar las gracias a Alberto Porlan, por bajar hasta nuestra guarida y deleitarnos con la música de su verbo. A nosotr@s nos consta el gran esfuerzo que ha hecho Alberto, ya que debía regresar a Cádiz a toda prisa, para la presentación en La Fabrika de su película: Las cajas españolas.

Gracías Alberto, en nombre de la escuela de letras libres.

ANTONIO FASSA.


7 comentarios:

genialsiempre dijo...

Me adhiero a este agradecimiento de forma sincera. Ha sido todo un placer para los sentidos escuchar su poema.

José María

Equilibrista dijo...

Gracias Alberto, de corazón, por tu esfuerzo al venir a visitarnos y tu dedicación al recitar con fuerza y entrega tus poemas tan bellos y desgarrados.

David

Pedro dijo...

Aún tengo parte de la piel de gallina después de haber escuchado a Alberto recitar. Creo que tardará en desaparecer la conmoción.
Muchas gracias Alberto por esos momentos inolvidables.

JUAN dijo...

Alberto, tu obra me pareció sublime.
La lectura cautivadora;no pierdo la esperanza de volver a escuchártela.
Gracias por la enseñanza y por regalarnos tu clarividencia.

Anónimo dijo...

Cuando habla el CORAZÓN las palabras se convierten en sangre, para lo bueno y para lo malo.
Ayer bebí sangrientas palabras de un corazón herido, de un incallable corazón, y en el adiós apreté su mano que le latía.

Creo que dije que me encantó y ahora vuelvo a repetirlo...ME ENCANTÓ.


Un saludo. moy.

Escuela de Letras Libres dijo...

,,,snif...

En fin, otra vez será...

...snif...

Besos y abrazos desde Valencia
Antoñín

Anónimo dijo...

subimos a un tren de versos que nos llevaba con la energía d elas utopias y con la belleza de las tierras y las gentes que cruzábamos...arrebatados al vapor de una voz que nos emocionaba...Fué una tarde inolvidable. Gracias de nuevo al poeta.
fita