jueves, 21 de mayo de 2009

Amores.... enjaulados

Soñé que era un pequeño pájaro, de fino cantar y colores sutiles, agradables a la vista. Y en este sueño, mi hogar era una imponente jaula, bañada en oro y rematada en rubíes; hermosos trapecios colgaban en lo más alto, sus suaves balanceos me alegraban el dormir. Y justo enfrente, un gran ventanal, desde donde cada mañana me saludaba el amanecer, y por donde cada noche me visitaban las estrellas.

Mi dueño, un gentil caballero, me colmaba de goces. Las más deliciosas semillas no faltaban en mi pesebre, y el agua, siempre fresca y transparente. No pasaba un solo día sin que limpiase mis rincones, y la jaula en todo momento lucía esplendorosa.

Nada podía haber que enturbiase mi suerte.

Pero un día cualquiera mi amo se despistó, la puerta dejó entreabierta y el aire, mi libertad me anunció.

Y volé.

Al despertar, abrí la jaula a mi canario. Me miró, y continuó con su trinar.



--------------------------------------------------

Yo tenía un pequeño canario, de grácil movimiento y fino cantar, amarillo como el sol y alegre como las olas. Lo quería con locura, nada había que le faltase. Su jaula era la más limpia, brillaba hasta con la luna. Le ofrecía siempre los más ricos manjares, y jamás permitía que su agua se enturbiase. Él me lo agradecía con un trino sublime, embriagando mis oídos al despertar y en cualquier hora.

Era feliz y me hacía feliz, ¿qué más se puede pedir?

Pero hace unos días todo cambió; mi confianza me llevó al despiste y la portezuela de la jaula olvidé de cerrar...

Y voló.

Me puso tan triste, que incluso le deseé lo peor.


Podéis decirme cual os gusta más, si es que os gusta alguno.


4 comentarios:

genialsiempre dijo...

Pedro, a mi es que me gustan todos....y si seguimos así el espectáculo puede durar horas..., pero serí aprecioso.

José María

Anónimo dijo...

es una historia tierna y hermosa, condensada la segunda, prefiero la primera....disfruto de como lo cuentas.

Arruillo dijo...

Las dos cosas son lo mismo ¿Qué puede pensar un pájaro enjaulado? lo mismo que puede pensar un ser humano en cualquier carcel...en la posibilidad de escaparse al menor descuido.
Estupendo planteamiento.
Un saludo

Raquelilla dijo...

A mí, que me gusta ponerme en el pellejo de seres inverosímiles, me tira más la reflexión del canario, aunque yo leería los dos, para que siguiera el hilo. Ra