martes, 19 de mayo de 2009

Mario Benedetti






El pasado domingo, 17 de mayo, Mario Benedetti fallece en su casa de Montevideo, a los 88 años de edad. No recuerdo desde que edad me tiene enamorada... de eso hace ya muchas vidas. Desperté a su poesía a través de una voz femenina; entonces, muchas tardes y noches, los amigos nos reuníamos para leernos poemas y descubrirnos los versos que nos hacían vibrar y nos catapultaban al infinito para no sucumbir en el intento de vivir. Desde aquellas otras vidas he seguido su trayectoria y siempre me ha parecido una persona comprometida con ellas, con las VIDAS; en su obra y en sus actos late la llama de la defensa de la igualdad y los derechos humanos. Benedetti ha sido y es un poeta cuyo mayor premio ha sido entrar en la educación sentimental de la lengua y la gente; su poesía es consustancial a la vida, tejida con la urdimbre sencilla y compleja de los sentimientos, los deseos, los afectos... Hace años tuve la oportunidad de hablar con él y estremecerme escuhando como su generosa y humilde voz desgranaba los versos de algunos de sus poemas...todavía me estremezco al recordarlo. Un poema que me impacta desde siempre es el de: hombre preso que mira a su hijo, lo dejo en está página para que vosotros también disfrutéis de él.
.
.

HOMBRE PRESO QUE MIRA A SU HIJO

Cuando era como vos me enseñaron los viejos
y también las maestras bondadosas y miopes
que libertad o muerte era una redundancia
a quien se le ocurriría en un país
donde los presidentes andaban sin capangas.
Que la patria o la tumba era otro pleonasmo
ya que la patria funcionaba bien
en las canchas y en los pastoreos.
Realmente no sabian un corno
pobrecitos creían que libertad
era tan solo una palabra aguda
que muerte era tan solo grave o llana
y cárceles por suerte una palabra esdrújula.
Olvidaban poner el acento en el hombre.
La culpa no era exactamente de ellos
sino de otros mas duros y siniestros
y estos si
como nos ensartaron
en la limpia república verbal
como idealizaron
la vidurria de vacas y estancieros
y como nos vendieron un ejército
que tomaba su mate en los cuarteles.
Uno no siempre hace lo que quiere
uno no siempre puede
por eso estoy aqui
mirándote y echándote
de menos.
Por eso es que no puedo despeinarte el jopo
ni ayudarte con la tabla del nueve
ni acribillarte a pelotazos.
Vos ya sabes que tuve que elegir otros juegos
y que los juegue en serio.
Y jugue por ejemplo a los ladrones
y los ladrones eran policías.
Y jugue por ejemplo a la escondida
y si te descubrian te mataban
y jugue a la mancha
y era de sangre.
Botija aunque tengas pocos años
creo que hay que decirte la verdad
para que no la olvides.
Por eso no te oculto que me dieron picana
que casi me revientan los riñones
todas estas llagas hinchazones y heridas
que tus ojos redondos
miran hipnotizados
son durisimos golpes
son botas en la cara
demasiado dolor para que te lo oculte
demasiado suplicio para que se me borre.
Pero también es bueno que conozcas
que tu viejo callo
o puteo como un loco
que es una linda forma de callar.
Que tu viejo olvidó todos los números
(por eso no podría ayudarte en las tablas)
y por lo tanto todos los teléfonos.
Y las calles y el color de los ojos
y los cabellos y las cicatrices
y en que esquina
en que bar
que parada
que casa.
Y acordarse de vos
de tu carita
lo ayudaba a callar.
Una cosa es morirse de dolor
y otra cosa es morirse de verguenza.
Por eso ahora
me podes preguntar
y sobre todo
puedo yo responder.
Uno no siempre hace lo que quiere
pero tiene el derecho de no hacer
lo que no quiere.
Llora nomas botija
son macanas
que los hombres no lloran
aqui lloramos todos.
Gritamos berreamos moqueamos chillamos
maldecimos
porque es mejor llorar que traicionar
porque es mejor llorar que traicionarse.
Llora
pero no olvides.
.
Mario Benedetti
.
.
Berta

4 comentarios:

genialsiempre dijo...

Después de leer poemas tan bellos como éste, uno se pregunta ¿a que diablos juega Gamoneda que sale hoy diciendo que era Benedetti un poeta de segunda categoría?.
Justifica su valoración en que enpleaba un lenguaje sencillo y coloquial. Como si para ser un gran poeta fuese imprescindible utilizar palabras engoladas y pomposas.
Pero, aquellos que gozamos de sus versos, nuca le olvidaremos, independientemente de en qué categoría le encuadren. Los poetas no deben ser clasificados nunca!!

José María

Pedro dijo...

Un poeta capaz de encumbrar la atrocidad de la realidad a lo sublime de la poesía, acercándola incluso a los más humildes y analfabetos del planeta. Un maestro.
Nadie te podrá quitar de la memoria el privilegio de haber estado tan cerca de él.

Carmen dijo...

Mario Benedetti supo tocar nuestra fibra más sensible con sus poemas, así que, vivan las segundas categorías.
No conocía este poema, muchas gracias por enseñármelo. Un besito.

Equilibrista dijo...

Bella semblanza la que has hecho de Benedetti, qué fortuna tienes al haber estado cerca de él. Y bello el poema que nos has traído, verdaderamente estremecedor.

aunque nos ha dejado, yo espero seguir oyendo y leyendo a benedetti, seguir descubriéndole y redescubriéndole, porque todavía me falta mucho por conocer de él, espero tener las vidas suficientes...

abrazos
deivid