martes, 9 de marzo de 2010

EL OTRO PARTO

Triunfador de las flores, labrador:
Enciende tu alma,
explótala, vacíala, derrámala...

Rompe el barro que te atrapa,
gobierna tus sentidos,
crece,

sal del jarrón uterino,
asesino, oscuro, asfixiante...

Llora la sal que te empobrece,
nace,

y escupe el ardor que te hiere,
agria placenta que masticaste.

Detente...


Enciende el Sol,
               quiebra el Agua,
                               aspira la Tierra,
                                          y en las altas cascadas:
                                                                                                 
                                                                               Salta.

Trágate el vacío y tus peces,

aprehende tus raíces más fuertes,


y enfréntate a la vida,

y enfréntate a la muerte.

12 comentarios:

El Explorador Onírico dijo...

Un ejercicio de poema con distintos ritmos y silencios. Escrito en el 2005 tras una terapia en la que estábamos ayudando a un adolescente a superar el apego insano tras la muerte de su madre.

Antonio Fassa dijo...

Me ha resultado curioso, al leer el poema pensé: es una catarsis. Hay muchos textos creativos o literarios que tienen una finalidad terapéutica, (cuentos de Bocoy, por ejemplo) quería decir con esto, que el "leimotiv" de este poema, está más que conseguido.

Salud y poesía!!!

genialsiempre dijo...

Se nota que está inspirado en algún hecho traumático, pero también que derrocha positivismo y energía. No sé cual sería la reacción del adolescente, pero el poema te quedó redondo.

José María

Anatxu dijo...

Julio...el poema es precioso, de verdad. Pero si la gente fuera capaz de eso, aunque sea poca gente...yo no estaría tan decepcionada....
al final todo se queda en palabras,pocos,muy pocos, son los que saltan.
Dejemos de escribir tanto y saltemos de una puta vez.
Pero en fin, es mi estado anímico.
Tu beso, lo encontraras entre el filo y el suelo del acantilado.
Os quiero.

Equilibrista dijo...

qué bonito poema

y conmovedora la situación que lo provocó

hay que saltar, hay que saltar, aunque llevar la vida y la muerte sea difícil...

Pedro dijo...

Comparto la opinión de que la muerte es como otro nacimiento, con la misma incertidumbre que el primero, con los mismos miedos y angustias, sólo que ya no nos acordamos de aquella primera vez, una pena... o quizás mejor así, no sé.
En definitiva, un gran poema, Julio.

Anónimo dijo...

el jarro uterino...comerse el vacío y sus peces...me parecen imágenes fuertes y directas...Fita.

El Explorador Onírico dijo...

Voy a hacer una nueva recolección de poemas y escritos sobre la muerte y de título les voy a poner: "crónicas de la muerte anunciada" jejeje

Escuela de Letras Libres dijo...

Agarrarse para tomar impulso, aspirar hondo y arriesgarse. Ni más ni menos que la esencia de cada instante. Me ha encantado, Julio.Isabel.

Raquelilla dijo...

Me ha encantado, Julio; te voy a contar un secreto (que comenté al principio de mi entrada en el taller hace ya unos 3 años):¿sabes por qué me apunté? por prescripción de mi Psicóloga, pa que veas que la escritura es también una terapia, y bastante eficaz.

Carmen dijo...

Que desenfreno!, me encanta.

∞8∞ dijo...

Ra, me gusta que hayas compartido tu secreto, tu olor a libertad y que pasen estos trenes de "cercanías" para no perdérmelos y montarme contigo en el próximo viaje ;)