miércoles, 3 de marzo de 2010

El poeta puede

Solos

como el café o la miseria,

el desamor...

otros exploran una gran desconocida:

el poeta penetra

posee, habita la soledad.



Dejaos morir en palabras

hechos de cartón-piedra:

el tiempo susurra

sus nudillos en la puerta.

El poeta os maldice.



En otras vidas –transparentes

frágiles, copa vacía

hay fraude de lesa humanidad.

Para el poeta

la vida es

de todas formas

de suicidio

la más sutil

provocación

prolongada

la herida

de un alma

hecha a jirones.

Blasfemar poemas

es otra inercia natural, para el poeta:

el peor terrorismo:

escribir.



Regad su silencio

un poeta crecerá como castigo:

ayuno de libertad.



El poeta puede

morir en cualquier momento

(siempre regresa el mar,

borrando las huellas...)



Por poeta tengo ahora

dos almacenes de muerte:

la memoria y el corazón.


Ernesto Laguna

8 comentarios:

genialsiempre dijo...

Precioso poema de un gran poeta....poetas así pueden cualquier cosa.

José María

Ernesto Laguna dijo...

Gracias por albergarme en esta página y dedicar vuestro tiempo a leerme.

Equilibrista dijo...

me emociona este poema, ernesto...

Anatxu dijo...

Ernesto, eres frescura y libertad en estas páginas.
Cada cosa que leo tuya me gusta más..

El Explorador Onírico dijo...

Buen poema, gracias.

Ernesto Laguna dijo...

L@s lector@s son el Norte de cualquiera que escribe... pero más importantes son los colegas de letras: gracias por ser brújula.

Anónimo dijo...

tus versos alborotan el aula de nuestra escuela, poeta. Fita

Anónimo dijo...

Mi enhorabuena a Antonio Fassa y por supuesto a Ernesto Laguna, sin duda ha sido una entrada genial. El poeta que describe así la poesía puede darse a sí mísmo el nombre de "poeta". En este caso me atrevo a decir que los dos la viven y les deseo que se sigan dejando acariciar por ella.