lunes, 29 de marzo de 2010

Poesía portuguesa

Como se ha estado hablando mucho de teorías y cuerdas y me voy a pasar unos días a Lisboa,os dejo este poemazo de una autora portuguesa,que viene ni que pintao, para que lo disfrutéis como yo.
Pasadlo bien esta semana santa y no beséis muchos pies y muchos mantos,jejeje.


Rosa Alice Branco, 1950. Poeta y ensayista Licenciada en Filosofía. Es investigadora en Comunicación y Arte. Obra poética: Animales de la tierra, 1988. Monadología Breve, 1991. La mano feliz, 1994. El último trazo del pincel, 1997. Del alma y de los espíritus de los animales, 2001. Animal volátil (con Casimiro de Brito) 2002.


El secreto de la materia

Tengo seis años y subo al ático,
por las escaleras que crujen
bajo los pies que vuelan en secreto,
crujen como la puerta al abrirse
hacia la luz filtrada de los temores de la infancia
donde espero un poco
por todo lo que me espera desde la eternidad.
Tengo siete años y la ceniza se confunde con la luz
depositada en el tiempo. Los cofres dan a ver el otro lado
del mundo disperso por el suelo a mi vuelta.
No son objetos sino el propio misterio de la existencia
que va pasando por mis manos
cuando tengo ocho años, cuando tengo ahora
el secreto de una puerta que se abre hacia la casa.
Recorro los caminos de la mesa, de la cama, de la chimenea,
las raíces de la casa son el ático
donde la luz toca en las manos el infinito.
Subo con los ojos espantados
y espero aún la aurora que me aguarda
aproximándose lentamente a su polvo.

2 comentarios:

Pedro dijo...

ESte poema encajaría muy bien en nuestro cuadernillo. ¿Nos lo prestará?

Buen hallazgo.

Besos y buen viaje.

Equilibrista dijo...

encajaría, encajaría, si las cuerdas vibran en el sentido oportuno, siempre encajan