jueves, 4 de marzo de 2010

LICANTROPÍA ANTROPÓFOGA DE UNA LUPANAR NOCHE SIN LUNA


Esta noche he aullado bajo mi Luna, relamiendo la carne roja, la sangre viva y palpitante. He sentido las vísceras sangrantes arder entre mis dientes y mis fauces, he rasgado a zarpazos la carne cruda, tan dura como la verdadera vida, real como la misma sangre aferrándose en el huésped de mis entrañas como se aferra la lujuria a los amantes. Esta noche mis colmillos mordieron hacia dentro.


Esta noche jugué a ser el perro descarriado, el lobo salvaje y estepario. Me escapé de mi casa, y volví lleno de mierda y garrapatas. La correa se me atragantó, vomité la venusina espuma del amor. Me maldije por haber engendrado en el océano esparciendo su veneno entre mis aguas, por haber esculpido su concha en mi piel,  por sentirme el chucho parasitario abandonado por su amo, mal acostumbrado, de sentir la correa estrecharse en mi cuello, lacerándome la piel, rabioso, por soltarme la cadena y pisármela yo mismo por no querer huir de él.


Me dejaste en el vacío y no supe qué hacer con él, y entre tanta ausencia me abandoné a mí mismo después… Pensé que estaba muerto y le mordí a la vida. Urgué hacia lo más adentro mostrándome mis tripas. Degusté su caliente y húmedo humor ígneo, concentrado en el rojo del vertido vital cayendo en vertical hacia mis vísceras.

Probé hasta la hiel derramándose en este recipiente de huesos y malas costumbres.

Vacío...Como un vampiro antes de comenzar la noche, como una noche sin luna, ágria como el alma más oscura. ¡Mi vida!


¡Me duelen
           estos ojos
                      infecundos
                             castrados de la carne ante tu tumba!

¡Quiero arrancarte de Todo como un puto perro abandonado que come de la basura!

¡Tuve que tragármelo todo para recodar mi propio desprecio, no por hambre, sino por despecho!

Quiero ser digno de llevar la marca del traidor, del que se traiciona a sí mismo, la marca silenciosa del dolor del que en una noche sin luna te puso los cuernos para poder seguir viviendo.

¡Haz sido Tú Luna! ¡Me fallaste! 

¡Te regurgito, sí! Y me escupo a la cara mi propia bilis, amarga, como el infame sabor de nuestra profanada saliva vertida en esta noche de desagravios, porque ahora que he violado y mancillado tu nombre entre los órganos más excremenciales de mi cuerpo, no sé quien se avergüenza más de sus ventrículos y esas otras ventanas olvidadas del amante, si el indigente homicida o el infiel en su pocilga de obscenidades.

La vida tal vez siga ahí a tu lado, sí…

Pero yo ya no podré observarla del mismo modo después de habérmela follado.

15 comentarios:

Ernesto Laguna dijo...

¡Cuánta razón se esconde en tus palabras! Y cuánta puede apreciarse a simple vista...

El Explorador Onírico dijo...

Un texto antiguo rescatado, no apto para vegetarianos, jejeje.

Anatxu dijo...

Que me gusta la carne......y si está salteada con tus palabras, mejor.. pero siempre poco hecha,que se vea la sangre.
besos carnales¡¡

genialsiempre dijo...

Para los carnívoros es todo un canto de amor, así lo entiendo ¿me equivoco?

José María

El Explorador Onírico dijo...

Jose María, o no entiendo muy bien tu comentario o no he debido de saber transmitir lo que pretendía con el texto, jejeje.

Saludos.

Raquelilla dijo...

Lo bueno de la ambigüedad de los textos con doble sentido es que cada individuo puede trasladarlo a una conciencia distinta. A mí me has trasmitido el candor de una primera vez con alguien en concreto, y la decepción de saber que las veces siguientes no serán igual que esa. Mu bueno.
Ra

Equilibrista dijo...

"esta noche mis colmillos mordieron hacia dentro"

julio, has llenado (que no manchado) el blog con tu sangre poética, un texto desangrado de emociones y poesía

intenso, ambiguo y simbólico, como dice ra, cada cual con su interpretación: yo veo el desengaño después de una relación rota, o en crisis...

sigue subiendo cosas, que te queremos leer, compi

El Explorador Onírico dijo...

Jajaja muchas gracias, no sé si decir de qué se trataba o dejarlo así en la intriga.

Pedro dijo...

A mí me suena a un acto de infidelidad... pero de un gustazo....
Tenga el sentido que tenga, el texto es desgarrador y metafórico hasta las entrañas.

Anónimo dijo...

una noche vacía de luna sangrada...aullidos de perro dolorido de desamor que viola su dolor y necesita el sacrificio de su amor virgen que lo purifique desangrándose...
Me he quedado anémica...Fita

Antonio Fassa dijo...

Bestial en el amplio sentido de la palabra. "Un textazo".

El Explorador Onírico dijo...

Tengo que decirlo porque si no voy a reventar jajaja, la historia trata de... (que no lea el que no quiera)la primera noche que una persona folla con otra después de haber perdido a su pareja, que había muerto, por tanto "le pone los cuernos", le es "infiel" por necesidad humana y le echa las culpas al muerto por no haber estado ahí para impedirlo, como una noche sin la luna. Saludos ;)

Ricardo Mena dijo...

si gi lo so al pasar, si gi lo so al pasar
Aaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuu

Raquelilla dijo...

Yo soy de las que prefiere saber en qué situación y contexto se escriben los relatos de esta clase, para luego comparar mis conclusiones con las del autor. Has enriquecido aún más el texto dándonos sus propias claves.
Ra

El Explorador Onírico dijo...

Gracias Ra