domingo, 24 de febrero de 2008

de donde parte la propuesta

Hay que hacer muchas cosas todavía:
barrer el patio,
regar las margaritas,
sacudirnos las alas, y pintarlas de nuevo
con los colores que nos presta el día.

Cantar en la guitarra
y echar al viento las semillas
y acurrucar en un altar secreto
las penas nuevas que nos guarda el día.

Hay que hacer muchas cosas;
retomar la canción vieja y perdida,
beber sus aguas, caminar su tierra
mientras sabemos que aún es nuestro el día.

¡Hay que hacer muchas cosas!
abrir el sol, levantar nuestras cortinas,
que ya tendremos tiempo suficiente
de beber sombras cuando acabe el día.

de Matilde Casazola

3 comentarios:

Escuela de Letras Libres dijo...

Es precioso, Miguel Angel, gracias. Como si me lo hubieran hecho a medida ahora mismo. Sencillo y tierno, me encanta. He estado leyendo otros de esta mujer, ay cuantas cosas estoy aprendiendo y cuantos poetas entre los dos talleres, gracias a todos, de verdad.

Eva.

antonio fassa dijo...

...Y le doy gracias al disutido Dios/decreación perfecta o imperfecta/de existencia absoluta o no existencia/le doy gracias en uso de mi cuerpo y su esencia...
Que buenooooooooooooooooooooooooooooo, que maravillaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Te puede parecer una exageración; pero comprendelo, es todo un hallazgo para mí. Primero Eva con el nadaismo colombiano, y ahora tú nos presentas a Matilde Casazola.
¡¡Ay Miguel Anguel!!
Gracias amigo.

Salud y poesía.

antonio fassa dijo...

...Y le doy gracias al disutido Dios/decreación perfecta o imperfecta/de existencia absoluta o no existencia/le doy gracias en uso de mi cuerpo y su esencia...
Que buenooooooooooooooooooooooooooooo, que maravillaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Te puede parecer una exageración; pero comprendelo, es todo un hallazgo para mí. Primero Eva con el nadaismo colombiano, y ahora tú nos presentas a Matilde Casazola.
¡¡Ay Miguel Anguel!!
Gracias amigo.

Salud y poesía.