jueves, 14 de febrero de 2008

Hace como más de un mes, en uno de los estúpidos cursos
a los que estoy siendo sometido,(uno de Competencias Laborales)
haciendo una dinámica de grupo en la que debíamos de convencer
con la palabra, teníamos que enumerar por orden de preferencia
íntima algunos conceptos (entre ellos estaba La Salud y La Libertad).

Yo elegí como primero a La Libertad. Tengo que decir que también
estaba El Amor, El Dinero, La Felicidad, etc, hasta un total de 12.

La única mujer que había en la clase, Paqui, eligió La Salud.
Tuvimos que convencer uno al otro que lo que cada uno había elegido
era lo más acertado. Fue imposible, cada cual se aferró a su
convencimiento de manera que no hubo forma de llegar a ningún
entendimiento.

Luego me confesó que un día cuando ella tenía 12 años
(ahora me iguala en la edad),mientras se peinaba antes de ir al colegio,
en un lavabo de esos sin grifo, de los de antes, vio por el espejo pasar a
su padre que se iba al trabajo y fue la última vez porque ese mismo
día murió en un accidente laboral. Así que ella tenía que defender
La Salud a muerte.

Lo que me llega al alma, no lo puedo remediar, me hierve en la sangre
y necesito sacarlo afuera, y lo escribo.

Le dediqué este poema.


DULCE RECUERDO

Tu cara dormida,
dormido tu pelo,
revuelto, de niña
voraz de colegio.
Te lavas,
te peinas,
redonda tu cara,
redondo el espejo
del palanganero.

Y ves tu mirada
de incipientes ojos
en la plata suave
del redondo espejo
y a un Padre que pasa,
que dice hasta luego,
un Padre que marcha
camino de un cielo.

Y tú, que te peinas,
¡ y tú sin saberlo !.
Tu pelo, tu pelo,
pimpollo de seda,
rosa de los vientos,
y tú le despides
de cara a la luna,
luna de ese espejo
del palanganero.

Ya ha pasado el tiempo
y aquella niñita
del níquel reflejo,
pletórica rosa,
fino terciopelo,
no olvida ese día,
ama ese recuerdo
de aquella mañana
antes del colegio
cuando se peinaba
en el palanganero.


A ella le encantó. Y volvió a confesárseme.
Actualmente está saliendo de un cáncer de colon.

Yo sigo apostando por La Libertad.

Un saludo. moy.

6 comentarios:

Escuela de Letras Libres dijo...

Ya te dije que a ver si ponías algo aquí, y cuando lo pones, desbordas. ¡Vaya tela! Eres el contrapunto poético. Gracias por tu poesía y por compartir esas vivencias. Un abrazo.

Antoñín

antonio fassa dijo...

Bendito tú eres y bendita la acidez de tus tripas. No quiero caer en sentimentalismos vanales; pero una vez más tengo que darte las gracias por la cálida crudeza de tus versos cinceros y genuinos.
Gracias amigo mio por apostar por la livertad; por que solo los valientes se encauzan por tan tortuoso camino.
Salud y polesía.

antonio fassa dijo...

FE DE HERRATA

Libertad es con B y se dice poesía
que estamos en letras libres que no libertinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

Pedro dijo...

¿Que si le gustó? Se le caería la baba, estoy seguro. Peazo de poema, Moy; quién tuviera tu inspiración, tendría a mi mujer más loquita por mis huesos de lo que está ya (supongo yo).
Nos vemos el miercoles.

JUAN dijo...

Olé el Miguel Hernández de Sancti Petri

Raquelilla dijo...

Y yo, que no quiero caer
en ser pesada como un mapache...
te diré antonio muy a mi pesar
que la palabra errata se escribe
sin HACHE, jijiji