domingo, 8 de junio de 2008

Poema a un tango

Si gustáis de los tangos, a lo mejor reconocéis que este poema está basado en al letra de un tango compuesto por un nuevo cantante madrileño, de Lavapiés, Antonio Bartrina, que canta en el grupo Malevaje.
Si no os gustan los tangos, espero apreciéis igualmente el poema:

Acércate mi amor, dame sosiego!!

Estoy perdido en la gran ciudad,
Desmoralizado, hundido, todo me sale mal,
Y entre la confusión escucho un tango
Y una frase de él despierta mi conciencia adormecida
Necesito salir del lodazal, huir del fango
Buscar la solución a mis problemas
Escaparme de aquí, volver contigo
Separarme de ti es un castigo.


Por ello, a mi regreso
Tras llenarte de abrazos y de besos
Despertará mi adormecido ego
Volveré a estar feliz, y muy bajito
Susurraré a tu oído, despacito…

Acércate mi amor, dame sosiego!!


Esa paz infinita, esa armonía
Ese equilibrio de los sentidos,
Ese amanecer a un nuevo día
Ese perdurar de las cosas que agradan
Esa tranquilidad no perturbada
Ese sentirse bien, sin más palabras
Eso es lo que provocas, tú eres mi calma,
Y por ello de nuevo te lo pido
Arrastrando mi pluma en este pliego…

Acércate mi amor, dame sosiego!!

josé maría

6 comentarios:

Escuela de Letras Libres dijo...

Como soy una engachada al tango este tuyo lo incorporo al repertorio de los más arrabaleros que son los buenos.

Escuela de Letras Libres dijo...

Bueno soy fita y de paso decirte que el cantante ha sido un descubrimiento ...

Pedro dijo...

No sé como sonorá con música, pero como poema es muy bueno.
Saludos.

Escuela de Letras Libres dijo...

Pedro: El tango se titula igual, pero el poema es mío. Lo que pasa es que escuchando el tango me pareció tan poético que pensé que daba para algo diferente a lo que es la canción.

jose maría

Pedro dijo...

Pues entonces todavía es mucho mejor. Podríamos meternos a letristas, entre tus tangos y mis raps, nos ganamos unas pelas, ¿no?

JUAN dijo...

Animaté, y un día nos lo canta, aunque sea sin bandoneón.
El poema tiene todo el sabor de los buenos tangos, ché