jueves, 28 de enero de 2010

El próximo día se dedica a la poesía vietnamita....

Buscando para ver que encontraba, descubrí este maravilloso poema que me viene que ni al pelo. Se llama LA MANO DE MI PADRE y está recitado con tanto amor y delicadeza que no me queda otra que dedicárselo al mio que hace 22 años está recogiendo en sus manos mis pedazos....

Disfrutadlo, es hermoso.

Besos

6 comentarios:

Equilibrista dijo...

QUÉ MARAVILLA DE POEMA

me ha emocionado...

empieza muy bien, pero el final es que es tremendo...

gracias, anatxu

Ricardo Mena dijo...

Bueno, bueno. Esta mañana te ví y me hablaste del poema. Electrizante.
Seguramente tu padre, el mío y todos, podrían contar miles de historias de verdaderas joyas de cristalería o de astillas que cortan las palmas de sus manos.

Pedro dijo...

Esto de poder leer los poemas en castellano y además oirlos en su lengua original por el/la creador/a es todo un lujazo.
Buen trabajo, Ana, a ver quién lo supera.

genialsiempre dijo...

He entrado por segunda vez, para oirlo de nuevo y creo que cuando te ví esta mañana no supe expresarte bien lo que me había conmovido este poema. Me gustaría poder recoger algo de mi hija, aunque fueran cristales.....

José María

Anatxu dijo...

Los tienes, Jose María...clavados en tus manos, como buen padre.
De ello estoy segura.
Un gran beso.De corazón.

El Explorador Onírico dijo...

Vaya, me ha emocionado... No sé qué decir, creo que para estas situaciones no hay nada mejor que dejar que el Silencio hable :)