domingo, 10 de enero de 2010

Unos cuantos años después de que yo nací, mi padre conoció a un extraño en nuestra pequeña población en Puerto Rico.Desde el principio mi padre quedó fascinado con este recién llegado encantador personaje, y en seguida le invitó a que viviera con nuestra familia.El extraño aceptó y desde entonces ha estado con nosotros.

Mientras yo crecía nunca pregunté su lugar en mi familia, en mi mente joven ya tenía un lugar muy especial. Mis padres eran instructores complementarios: mi mamá me enseñó lo que era bueno y lo que era malo y mi papá me enseñó a obedecer. Pero el extraño era nuestro narrador.
Nos mantenía hechizados por horas al extremo con aventuras, misterios y comedias.Si yo quería saber cualquier cosa de política, historia o ciencia, siempre sabía las contestaciones sobre el pasado. ¡Conocía del presente y hasta podía predecir el futuro!

Llevó a mi familia al primer juego de de las ligas mayores de béisbol. Me hacia reír, y me hacia llorar. El extraño nunca paraba de hablar, pero a mi padre no le importaba.A veces mi mamá se levantaba temprano y callada mientras que el resto de nosotros estábamos pendientes para escuchar lo que el extraño tenía que decir, pero ella se iba a la cocina para tener paz y tranquilidad. Ahora me pregunto si ella habría deseado o rezado alguna vez para que el extraño se fuera de nuestra casa.

Mi padre dirigió nuestro hogar con ciertas convicciones morales, pero el extraño nunca se sentía obligado a honrarlas. Las blasfemias, por ejemplo, no fueron permitidas en nuestra casa ni en la de nuestros amigos o de cualesquiera visitantes.Sin embargo, nuestro visitante de largo plazo lograba pronunciar las palabras ésas que quemaban mis oídos e hicieron que mi papá se retorciera y mi madre se ruborizara. Mi papá nunca nos dio permiso para usar alcohol de manera liberal, pero el extraño nos animó a intentarlo sobre una base regular. Hizo que los cigarrillos parecieran frescos e inofensivos, y que los cigarros y las pipas se vieran distinguidas.
Hablaba libremente (demasiado) sobre sexo y sus comentarios eran a veces evidentes, a veces sugestivos, y generalmente vergonzosos. Mil y una veces nos hizo ver que matar es algo natural y hasta correcto, si está inspirado en una buena causa.Ahora sé que mis conceptos sobre las relaciones humanas fueron influenciados fuertemente durante mi adolescencia por el extraño.Repetidas veces lo reprendieron y raramente le hizo caso a los valores de mis padres y NUNCA le pidieron que se fuera.

Más de cincuenta años han pasado desde que el extraño se mudó con nuestra familia. Desde entonces ha cambiado mucho y ya no es casi tan fascinante como era al principio. No obstante, si hoy usted pudiera entrar en la guarida de mis padres, todavía lo encontraría sentado en su esquina, esperando a alguien para que escuchara sus charlas y para verlo dibujar sus cuadros.
¿Su nombre? ¡Nosotros lo llamamos televisor!¡AHORA EL EXTRAÑO TIENE UNA ESPOSA QUE SE LLAMA COMPUTADORA Y UN HIJO QUE SE LLAMA CELULAR!




Se desconoce el autor, lo publicó el blog "En nuestro camino" y "La Gata coqueta"

genialsiempre

5 comentarios:

Pedro dijo...

Interesante y aleccionador. Debería hacernos reflexionar seriamente, aunque yo ya hace tiempo que le cerré el pico a ese extraño, cansado de su verborrea repetitiva y cansina.

Escuela de Letras Libres dijo...

Vaya, y yo sigo sin computadora y el TDT pegó un chispazo el otro día y ya me siento cada día más como Robinson Crusoe y la verdad no es que me importe demasiado ni hago mucho por remediarlo. La única pena es no poder leeros a todos en una hora que me dejan en la biblioteca. Bueno a seguir escribiendo como hasta ahora, y que seais todos felices todos los días de vuestra vida, de todo corazón.

Escuela de Letras Libres dijo...

Ahhhh perdón, que soy Eva, se me olvidó firmar.

Equilibrista dijo...

Interesante... de verdad ceí que era una persona...

el final un pelín demasiado moralista para mi gusto, la verdad...pero es mi opinión...

me gustaba la idea de que fuera una persona, yo quizá hubiera quitado el final y lo hubiera dejado en penumbra, no sé...

Equilibrista dijo...

claro que haciendo eso, el relato no sería el mismo...

si que es cierto que el texto da bastante juego: a cambiarle el final, o inventar una resolución diferente...